Noticias y Actualidad

2020: un año sin taquillazos y sin canción del verano

canción del verano

Cada verano tiene una canción que se vuelve muy popular y que escuchamos en todas partes hasta el hartazgo. Es cierto que en los últimos años no ha habido una canción de verano tan definida como en el pasado, pero siempre había alguna que se imponía por encima de las demás. ¿Y este año? ¿Nos ha dejado el coronavirus también sin canción del verano?

En las redes sociales, muchos se preguntaban si en 2020 habría canción del verano como siempre. Lo cierto es que parece que este año acabará sin que haya habido canción del verano, lo que obviamente dice mucho del contexto y de la situación en las que os encontramos. Una prueba evidente de cómo el Covid-19 ha influido en el comportamiento de los consumidores y de cómo las marcas tienen que empezar a plantearse lo que hacen y cómo lo hacen.

Pero la crisis del coronavirus no solamente nos ha dejado sin canción del verano, sino también sin taquillazos. El taquillazo del verano también es un clásico, casi tanto como las películas que buscan al público familiar en las vacaciones escolares. Los grandes estrenos que se esperaban para estas fechas han desparecido de las programaciones.

Esa película que arrastra a la gente de forma masiva a los cines durante los meses estivales no ha llegado a las taquillas. Y es que los estudios no quieren quemarlas en un mercado en el que algunos países aún tienen restricciones de aforo y en el que los consumidores continúan teniendo miedo de la situación. Una situación que pone en grave peligro al sector, ya que son precisamente los taquillazos del verano los que garantizan su supervivencia. De hecho, en Estados Unidos, casi el 40% de los ingresos anuales de taquilla de todo el año se facturan en los meses de verano.

Por esta razón, ante la falta de canción y de taquillazo del verano, muchos han calificado a este verano como el verano sin verano, lo que, sin duda, supone un importante reto para la planificación de las estrategias de marketing, porque ni la normalidad de lo que se espera en estas fechas ni los mensajes de siempre son eficaces.

Tienen que aprender a hacerlo de una manera distinta, lo que supone renunciar a determinados elementos. El mundo de la nueva normalidad y la resaca que nos ha dejado la crisis del coronavirus nos ha hecho entender forzosamente que las cosas han cambiado, pero también que los mensajes de todos los años ya no son efectivos para conectar con el consumidor actual.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir