campañas

3 elementos imprescindibles en una estrategia de Employer Branding

El employer branding se refiere a la imagen de la compañía, su marca como empleador, tanto al exterior; sus clientes, como en su interior, trabajadores o posibles empleados.

Por lo tanto, es de esperarse que las empresas se concentren en la meta de generar una percepción positiva para convertirse en una marca reconocida como empleadora y, de esta manera, atraer el mejor del talento humano disponible.

En una encuesta llevada a cabo por CareerBuilder, empresa de búsqueda de empleo online que abarcó a más de 3.900 personas, se determinó que el 35% de los trabajadores desean trabajar en una compañía que les permita alcanzar el crecimiento de su carrera.

Indudablemente, el clima laboral es el fundamento sobre el cual edificar un employer branding exitoso. Realmente, son muchos los elementos que intervienen en el establecimiento de una marca empleadora reconocida. Sin embargo, nos concentraremos en tres de los factores más relevantes.

El capital humano

Prescindiendo del tamaño o ámbito económico de cualquier organización, su activo más importante es el talento humano. Por tal motivo, las empresas deben priorizar la inversión en el bienestar laboral y el desarrollo profesional de su equipo humano.

En este sentido, vale la pena recordar que los trabajadores son la base de la cadena productiva de la compañía. De modo que, el logro de las metas de la organización está íntimamente relacionado a sus funciones y sus competencias para desempeñarlas.

Para procurar el desarrollo laboral del capital humano es importante establecer programas de tutoría interna, asistencia a eventos de capacitación o participación en seminarios online (webinars).

Por otro lado, los gerentes y supervisores deben centrarse en realizar actividades cuyo objetivo sea la formación de los equipos de trabajo, construir confianza entre sus miembros, aumentar la colaboración y fomentar buenas relaciones interpersonales.

En síntesis, disponer de recursos formativos y alinearlos con los objetivos de la organización es un elemento primordial en cualquier estrategia de employer branding. Serán más competitivas las empresas que cuenten con equipos formados y tengan acceso a programas que les ayuden a desarrollar sus talentos.

Cultura organizacional

Una cultura organizacional comienza por el establecimiento de una misión y objetivos claros, es decir,  por  tener claro cuál es el negocio de la empresa, dónde se está actualmente y dónde se desea llegar. Al tenerlos definidos, se pueden comunicar con frecuencia a los empleados, a fin de que puedan alinear mejor sus tareas con las metas individuales y globales de la compañía.

Por otra parte, los valores de una organización tienen igual importancia que su misión y objetivos. Son estos los que determinan los mecanismos de acción pertinentes para alcanzar las metas de la empresa.

Como lo más valioso dentro de una organización son las personas, puede concebirse como el ambiente laboral más idóneo el lugar donde los trabajadores comparten los valores fundamentales de la compañía y adoptan su misión y visión como la suya propia.

En relación con ello, los departamentos de recursos humanos, de marketing y de comunicación deberán trabajar en conjunto para alcanzar la fijación de la marca de la empresa.

Así que, en una efectiva estrategia de employer branding, el sincero compromiso de todos los directores y gerentes con la misión y objetivos organizacionales influirá de manera positiva en los empleados.

Con el fin de mejorar los resultados empresariales, Endalia es especialista en digitalización y optimización de los procesos de Recursos Humanos. Ofrece asesoría personalizada para la organización y automatización de la gestión de procesos e información. Hoy nos cuentan algunos detalles sobre employer branding:

Evaluaciones de desempeño y retroalimentación

Con las evaluaciones de desempeño se consigue que tanto los jefes como sus colaboradores revisen los resultados y analicen los avances con relación a resultados anteriores para, de esta forma, establecer una planificación que permita la obtención de mejores rendimientos en futuras evaluaciones.

No obstante, no se trata de simplemente aplicar estas mediciones de rendimiento. Debe combinarse con una retroalimentación dirigida a reconocer los logros y la fijación de un plan de desarrollo que permita aprovechar las oportunidades de mejora identificadas en el proceso.

Se considera, con justa razón, que los mejores ambientes de trabajo son aquellos donde se realizan evaluaciones de clima laboral, desempeño y competencias laborales de sus colaboradores con regularidad.

El employer branding se ha consolidado como una herramienta esencial en materia de captación del capital humano. Esta estrategia de marca incide no solo en la forma de trabajar, sino también en la manera de entender ese trabajo y de encauzarlo hacia la consecución de los objetivos marcados por las empresas.

Las empresas que cuentan con un genuino employer branding consideran al talento humano como su bien más preciado, edifican y mantienen una cultura organizacional positiva y colaborativa, efectúan evaluaciones de desempeño con su respectiva retroalimentación, definen planes de mejora y reconocen los logros de sus colaboradores, lo cual genera un clima de satisfacción y motivación que convierte a la organización en un paraíso del trabajo.

¿Ya tiene tu organización una estrategia de Employer Branding?

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir