Marketing

3 formas de hacer un abanico

Si hay algo que hemos aprendido este año, es a tomar conciencia de las cosas que realmente importan: con quiénes queremos compartir y de qué manera podemos compartir.

Hemos aprendido también a regalarnos el espacio para aprender o hacer cosas que habíamos dejado olvidadas en el cajón por cuestiones de tiempo. Cosas como leer, ver una película, practicar ejercicios, cocinar platos diferentes, o el bricolaje y las manualidades que han ganado especial protagonismo.

Técnicas como el crochet, el mosaico, el tejido, o el origami, nos pueden brindar momentos especiales para encontrarnos con nosotros mismos y también una oportunidad de realizar una actividad distinta con quienes convivimos. Además, algo genial de las manualidades es que pueden reunir a varias generaciones para compartir un tiempo de calidad.

Y ahora que estamos en verano, de seguro estarás dejando la lana por el hilo. El calor nos pide enfocarnos en hacer cosas más refrescantes, o que nos ayuden a refrescarnos. ¿Y cuál puede ser una excelente opción? ¡Hacer tu propio abanico!

Este accesorio data de antes de Cristo. Los egipcios lo usaban no solo para refrescar el ambiente, sino también para espantar los molestos insectos. Sin embargo, fueron los griegos quienes le dieron el valor como “accesorio de moda”. Hasta entonces, los abanicos se hacían con plumas y tenían un mango muy largo para sostenerlo.

Fue en Japón que se originó el abanico plegable. Lo creó un artesano inspirado en las alas de los murciélagos. Luego, fue incorporado incluso en el teatro de máscaras japonés.

Aunque no lo creas, el abanico pasó a ser una forma de lenguaje. Llegó a Europa gracias a los portugueses que supieron difundirlo por España e Italia, y también allí se transformó en un tipo de lenguaje.

De seguro, ya te están entrando las ganas de hacer uno. Entonces, ¡vamos allá! Aquí te mostramos los materiales y pasos para fabricar un abanico plegable de papel.

Materiales necesarios: dos palitos de madera de helado (mejor si son  largos), cola blanca, cinta adhesiva y un papel de 0.5 o 1 metro de largo por veinte centímetros de ancho. Puedes elegir un papel de color o uno blanco para pintarlo tú o decorar a tu gusto con algún collage.

Una vez reúnas todo:

  1. Coloca el papel a lo largo y comienza a doblarlo cada un centímetro y medio, en forma de acordeón.
  2. Con el papel plegado, usa la cola blanca para pegar los palos de helado en cada extremo del papel. Pero deja dos centímetros de cada lado sin pegar. Como los palos de helado son largos, verás que sobresalen, y es perfecto porque esa parte será el mango de tu abanico.
  3. Finalmente, esos dos centímetros que dejaste sin pegar al palo de helado, pégalos con la cinta adhesiva.

¡Voilá! Ya tienes tu abanico con estilo. Para abrirlo solo deberás juntar los dos palos de

helado, que serán el mango, y el abanico tomará forma circular.

Otra opción, un poco más compleja, es realizar un abanico de madera. Siguiendo los pasos que aparecen en el mismo enlace.

Pero si tu interés es más bien decorar tus abanicos actuales, puedes usar la técnica de decoupage con diseños de servilletas que más te gusten.                                                                                       

Puedes hacer varios para regalar a tus amigos, familiares o colegas. Todo regalo es bienvenido, y si es hecho a mano, aún más, ya que expresa tu tiempo y dedicación a esa persona.

Sin embargo, si vas a realizar un evento algo numeroso en verano, o tienes un negocio y quieres regalar a todos tus clientes, te resultará  más práctico encargar abanicos personalizados como los que ofrece Maxilia. Puedes elegir un modelo de papel, de plástico e incluso de madera. Y si colocas el logo de tu empresa o la presentación del evento, pueden ser un buen sustituto de una tarjeta de visita o de recuerdo.

Pero, si es para un evento único, como el día de tu boda, ¡no te olvides de darle un toque aún más personal! Si el número de personas no es muy grande, escribe una nota de tu puño y letra en cada uno. Muéstrales con tus propias palabras tu aprecio y valoración.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir