Emprendimiento

5 preguntas que debes hacerte antes de emprender

¿Te estás planteando crear tu propio negocio? Si tienes vocación emprendedora haces bien en dar el paso, porque es algo que echarás siempre en falta. Y teniendo en cuenta que el mercado laboral no es muy favorecedor en estos momentos, puede ser una decisión muy acertada.

Pero para que empieces tu aventura empresarial con más seguridad, te proponemos una serie de preguntas que deberías hacerte antes de comenzar.

1.    ¿De verdad sirvo para ser empresario?

Cada persona tiene sus habilidades, pero aunque te llame la idea del emprendimiento, es importante que tengas claro que realmente esta profesión es para ti. Uno de los factores fundamentales que inciden en el éxito de los negocios es el perfil del empresario y del equipo al que lleva.

Así pues, lo mejor es autoevaluarse siendo totalmente honesto. Haz una reflexión profunda sobre si de veras te sientes con las capacidades necesarias para desarrollar una idea empresarial.

2.    ¿No me importa involucrarme al máximo durante un tiempo?

Si ya tienes claro que reúnes el perfil para montar una empresa, el siguiente paso saber si eres la primera persona a la que le convence tu proyecto, que es lo que hace falta. Si no pones mucha energía en lo que haces en una empresa, no suele funcionar. Así pues, un emprendedor tiene que tener muy claro que está dispuesto a luchar por esa idea que quiere sacar adelante, y asumir el riesgo de que quizás a la primera no salga bien, o que haya que modificar el proyecto.

Hay que tener en cuenta que la mayor parte de las empresas no suponen una revolución a la primera, sino que el éxito les llega después de un tiempo de trabajo bien hecho, esfuerzo y mucha ilusión.

3.    ¿Qué sé del sector al que quiero dedicarme?

En este momento no importa tanto si vas a crear una sociedad o una sociedad anónima laboral, sino en qué sector piensas hacerlo. Tener experiencia no es totalmente necesario, pero indudablemente sirve de gran ayuda. De hecho, la mayor parte de las ideas surgen en el entorno del propio empresario, a raíz de a qué se dedicó en un trabajo anterior, por ejemplo.

4.    ¿De qué va mi negocio exactamente?

Si de verdad quieres poner en funcionamiento una empresa, tienes que saber bien cuál es tu idea de negocio, y contar con unos ciertos conocimientos en la materia. Debes describir de forma exacta el negocio que vas a ofrecer, analizando para qué y quién está pensado, y por qué lo valorarían los clientes potenciales.

Los expertos señalan que este análisis de la idea de negocio es muy importante. Hay que preguntarse cuál será el modelo de negocio, qué productos se van a ofrecer al mercado, qué innovación aporta la empresa a nivel tecnológico o empresarial, etc.

5.    ¿Cuáles son mis puntos fuertes y débiles?

Resulta indispensable trasladar al papel el análisis de tus puntos fuertes y débiles en relación al negocio, para así poder saber cuál será la estrategia más apropiada para poner el negocio en marcha.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir