Empresa

Avances del marketing digital: la publicidad programática, el Big Data y la Inteligencia Artificial

Si algo ha demostrado la pandemia es que el entorno digital es totalmente necesario para el crecimiento de las empresas. Tras un tiempo apostando por el marketing integral, de 360 grados, en el que hay cabida también para las estrategias offline, de un día para otro el mundo digital se ha convertido en el único punto de contacto con el exterior para muchas personas y el refugio desde el que los negocios pueden seguir adelante con su actividad.

Con la pandemia en vías de control, aunque todavía queda un tiempo para ello, el rumbo que tomaron las empresas hacia el canal online, con estrategias digitales de publicidad y el ecommerce en el foco, aparecen procesos como el de la publicidad programática que se van asentando en el sector.

Los consumidores han descubierto la comodidad de acceder a toda la información y comprar online cualquier producto o servicio. Esto es algo que no van a abandonar, de modo que hay que sacarle el máximo partido a este fenómeno. ¿Cómo se logra eso? Pues una opción es la publicidad programática.

¿Cómo funciona la publicidad programática?

La Publicidad programática es la publicidad digital de vanguardia. Se basa en la tecnología Big Data y en los sistemas de inteligencia artificial para aprovechar el acceso a la información de los clientes a través de las cookies y con ello mostrar la publicidad específica a la audiencia precisa. Es un modo de impactar con mayor profundidad ese sector del público que puede estar interesado en los productos y servicios que promocionan.

Se trata de una herramienta estrategia muy eficaz porque permite conectar al consumidor adecuado con su propio interés, para establecer así una relación más directa entre la marca y el consumidor. La publicidad programática se basa en algoritmos que crean relaciones entre la marca y el consumidor en los espacios libres en los diferentes medios online.

Con este sistema lo que realmente se hace es publicar anuncios en los espacios publicitarios que ven nuestros potenciales clientes o las personas que ya tienen alguna relación con nuestra marca. Presenta una ventaja clara frente a la publicidad corriente, que es la de la segmentación. Esto tiene como consecuencia un mayor retorno de la inversión.

¿Qué ventajas ofrece este tipo de publicidad?

La publicidad programática es una fórmula que permite hacer compras automatizadas de espacios publicitarios. Con ella las empresas llegan a un público muy concreto, y por tanto ahí está el primer aspecto positivo, que ya se ha tratado, la segmentación del público.

Las empresas, mediante el Big Data y la recopilación de muchos datos, pueden conocer mejor el perfil de los usuarios y a partir de ahí publicar anuncios más eficaces. Por otra parte, el hecho de tratarse de un proceso automatizado implica que las compras se hagan desde diferentes plataformas de modo muy ágil. Es un sistema muy sencillo con el que ahorrar tiempo que mejora las tasas de conversión, tanto en el interés que genera en los clientes como en las propias ventas, que son las conversiones finales.

Por último, cabe señalar el mayor grado de alcance de estos procesos, pues no existen límites geográficos, los anuncios pueden visualizarse a través de cualquier dispositivo y todo el proceso va generando datos que pueden ser reutilizados para introducir mejoras en el sistema.

¿Qué variantes son las más habituales en la publicidad programática?

Existen diferentes procesos de desarrollo de este tipo de publicidad. Uno de los más conocidos es el RTB, real time bidding, o subasta en tiempo real. La dinámica es que las empresas pujan en tiempo real por los espacios publicitarios.

De este modo se garantiza que los anuncios están dirigidos a un sector de la audiencia que realmente está interesado, lo que aumenta la posibilidad de captar clientes. Las cookies actúan como elemento clave pues recopilan esa información que posteriormente es tratada por el Big Data y la inteligencia artificial. En ONiAd son referentes en esta estrategia, optimizando al máximo la rentabilidad de la inversión publicitaria.

Al RTB se suma el PMP, private marketplace, o subasta privada. La clave con esta práctica e que hay que obtener una invitación para poder participar en la subasta. A cambio de ello se logra más especificidad, una información más precisa del portal en el que se inserta el anuncio.

Programmatic direct es la modalidad con la que se alcanza un acuerdo previo respecto al precio de publicación de los anuncios y los sitios web en los que serán mostrados. Finalmente está también el modo Preferred deals, que este no incluye subasta, sino que son los propios portales web los que proponen un precio concreto a los anunciantes antes de vender esos espacios publicitarios en una subasta a precio real.

Para saber más sobre estos procesos, descubre todo sobre el mundo alrededor de la publicidad programática en esta entrevista a Javier Martínez Amo, CEO de ONiAd en el que muestra aspectos muy tentadores para el marketing digital en la actualidad.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir