Publicidad

Comida basura: ¿la próxima bestia negra de la publicidad?

comida basura

A lo largo de los años, diversas categorías de productos han ido viendo como sus anuncios se convertían en elementos muy limitados o directamente prohibidos. Los ejemplos más evidentes son los de los anuncios de bebidas alcohólicas o de tabaco, cuyas marcas cuentan con un margen muy restringido de maniobra a la hora de planificar estrategias de marketing y publicidad. Las distintas leyes y medidas que se han ido imponiendo en este sector estaban destinadas a disminuir el consumo de dichos productos con el objetivo de proteger la salud pública.

En los últimos tiempos, el interés legislativo de las distinta administraciones y en distintos países han enfocado sus esfuerzos en las apuestas y en el juego online, sobre todo después del incremento de la presencia de estas marcas y de su número de usuarios, pero también han empezado a poner su mirada en la comida basura. Los recientes datos sobre el alarmante crecimiento de la obesidad y considerable impacto de estas campañas sobre los niños han hecho que los anuncios de comida rápida hayan pasado a estar en el punto de mira. Y, tal vez, en el futuro, su presencia se verá reducida notablemente o, incluso, quedará directamente prohibida.

comida basura

De hecho, Reino Unido acaba de implementar una serie de medidas sobre la publicidad de la comida rápida, prohibiendo este tipo de anuncios en la televisión, con la finalidad de reducir los niveles de obesidad. Pero además, ha prohibido que este tipo de anuncios aparezcan en Internet antes de las 9 de la noche. La cuestión es que el bloqueo de la publicidad online podría pasar de ser solo con horario limitado a ser total. Del mismo modo que en la televisión, las marcas de comida rápida podrían dejar de anunciarse por completo en Internet.

La cuestión es que no se trata de la única medida legal que han aprobado, sino que también se va a prohibir que aparezcan en las filas de caja productos como caramelos, patatas fritas o chocolate. Hay que recordar que es una de las maniobras más recurrentes del marketing en tienda para que los consumidores los añadan al carrito de la compra en el último momento. Medidas que se complementarán con la inclusión de las calorías que tiene cada producto en los menús de los restaurantes, incluyendo las de las bebidas alcohólicas.

En España, una propuesta de Unidas Podemos ya ha solicitado la prohibición de los anuncios de comida basura dentro del horario infantil. Lo cual resultaría muy positivo si pensamos que los anuncios que tienen más audiencia entre el público infantil en nuestro país son precisamente los de comida poco saludable.

Otras medidas en otros países también han intentado reducir la exposición a este tipo de anuncios. Portugal los prohibió hace un año en zonas en las que se encontraban presentes los niños, tanto físicas como virtuales. Y Londres habría prohibido ya hace tiempo este tipo de contenidos publicitarios en su red de transporte. Prohibiciones que evidencian una transformación del antiguo modelo. Hasta no hace mucho, lo normal era hacer que el consumidor se sintiera culpable por consumir comida basura. Ahora, las administraciones públicas están enfocándose en los mecanismo0s que llevan a que los consumidores conecten con este tipo de productos.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir