Marketing

¿Cómo aplicar el neuromarketing en una pyme?

Por lo general, los propietarios de las pymes toman sus decisiones empresariales siguiendo sus instinto o basándose en datos recogidos de manera informal, pero lo cierto es que podrían ir un poco más allá al intentar entender cómo funciona el cerebro de los consumidores. Los propietarios de pequeñas empresas que van bien deben su éxito a su capacidad para saber leer cuándo los  clientes necesitan nuevos productos y para escucharlos directamente, sin filtros.

Pero, ¿qué pasaría si los propietarios de pequeñas empresas empezaran a comprender cómo los consumidores toman sus decisiones y el papel que juega el cerebro en este proceso? Es lo que la ciencia denomina «neuromarketing». En los últimos años se han llevado a cabo numerosos avances en este terreno y hay muchas grandes empresas que ya están realizando investigaciones sobre los mercados y los consumidores para tomar decisiones respaldadas por datos  y por la inteligencia emocional en la que siempre han confiado las empresas.

El objetivo es realizar experimentos y análisis psicológicos y científicos para averiguar cómo reacciona el cerebro humano ante distintos estímulos y, después, aprovechar estos datos para saber cómo sus acciones de marketing afectan a sus clientes. No para manipularlos, sino para predecir y entender el comportamiento del comprador para proporcionarle una oferta que se ajuste a sus intereses y necesidades.

¿Cómo aprovechar las ventajas del neuromarketing en una pyme?

Lo primero que hay que hacer es contar con un buen plan de marketing con unas metas muy claras tanto desde el punto de vista económico como temporal. Y es que solamente así es posible saber cuáles son las principales áreas en las que debemos centrar nuestra investigación sobre los potenciales clientes y sobre los que ya tenemos.

Pero también es fundamental llevar a cabo un estudio de mercado y revisar las acciones que se han llevado a cabo y las que se están poniendo en marcha para profundizar aún más en la toma de decisiones de los consumidores. Algunos ejemplos de aplicación de neuromarketing para pymes son las siguientes:

  • Los vestíbulos de las oficinas y locales comerciales que tienen un aroma agradable y una decoración bonita son capaces de influir en los sentidos.
  • Una web de seguros de hogar que usa fotografías de viviendas después de un incendio o de una inundación para detectar los puntos de dolor de los visitantes e impulsar a la acción.
  • Pequeñas empresas que hacen regalos a sus clientes para apelar a sus emociones.

Como dijo el filósofo británico Jeremy Bentham, «la naturaleza ha colocado a la humanidad bajo el gobierno de dos maestros soberanos, el dolor y el placer». Cuando los consumidores miran los productos o servicios, buscan alejarse del dolor mucho más que buscar el placer. Tenlo en cuenta cuando hables con tus clientes sobre lo que ofreces.

El neuromarketing no tiene por qué ser una opción arriesgada para las pymes. Si se utiliza un estudio que ya ha sido documentado, es posible ahorrar muchos gastos. Y utilizando técnicas como las pruebas A / B, podemos limitar el riesgo de cualquier cambio y, al mismo tiempo, maximizar los beneficios.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir