Marketing

¿Cómo ha cambiado el marketing y la publicidad con la llegada de la tecnología?

En la última década han sido muchos los temas que han dominado la agenda y que han obligado a las marcas a tomar decisiones, a reposicionar lo que hacen y a cambiar sus estrategias de marketing y publicidad. Han obligado a llevar a cabo cambios estructurales o han dejado obsoletos modelos que marcaban la agenda en el pasado y que funcionaban de manera indiscutible.

Uno de los terrenos que ha experimentado mayores cambios en este sentido ha sido el de la tecnología, que obviamente ha tenido un gran impacto en el mundo del marketing y la publicidad. La tecnología se ha convertido en una pieza clave en la vida de los consumidores y en un elemento que ha cambiado por completo lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Pero además, la tecnología sigue evolucionando y trayendo consigo cosas nuevas. Los próximos años estarán marcados por la inteligencia artificial, que ha ido abriéndose un hueco cada vez mayor en la última década, así como por la realidad virtual y la realidad aumentada. Pero, ¿qué es lo que ha marcado la agencia de los marketeros en los últimos años en el mundo de la tecnología?

El cansancio de la publicidad online

Cada vez son más los usuarios que usan adblockers en sus dispositivos para evitar la publicidad, lo que ha puesto en graves dificultades a muchas empresas, que necesitan que los consumidores vean sus anuncios. La última década ha sido el momento en el que los consumidores se han cansado de los abusos de la publicidad en Internet, sobre todo porque Los formatos publicitarios molestos resultaban mucho más nefastos para la experiencia móvil de lo que lo eran para la de escritorio, lo que ha agotado la paciencia de los consumidores con mayor rapidez.

Los smartphones

Aunque los smartphones aparecieron hace más de una década ha sido en los últimos años cuando este tipo de dispositivos se han popularizado en nuestra sociedad, pasando a convertirse en un elemento indispensable en nuestra vida cotidiana, utilizándolos para todo. Además, algunos de los servicios de nuestros móviles que hoy nos parecen básicos han surgido hace apenas unos años.

Si en el año 2009 solamente un 10% de los españoles teníamos un smartphone, en 2017 el 97% de los españoles ya contaba con uno. Haciendo que todo el mundo esté pegado a sus pantallas. La difusión de los smartphones lo ha cambiado todo, dando lugar a nuevas formas de consumir los contenidos y de comprar y consumir.

La estrella de los influencers

La década también ha sido la época dorada de lo influencers, pero en poco tiempo han empezado a verse muy cuestionados. Ante el agotamiento de la publicidad tradicional, se convirtieron en una solución prometedora para posicionarse en los muros de las redes sociales. De esta forma, los influencers se convirtieron en las grandes estrellas del marketing y la publicidad, pero la burbuja pinchó rápidamente por culpa de figuras como los influencers gorrones y los falsos, por las audiencias hinchadas artificialmente y por la compra de engagement.

Auge y caída de las redes sociales

La última década ha estado marcada por las redes sociales. El inicio de la década coincide con su época dorada, cuando Facebook aún era un lugar maravilloso, cool y ultra prometedor. Y justo el momento en el que apareció Instagram. Los móviles favorecieron que se integrasen en nuestra vida diaria, por lo que las empresas empezaron a concentrar recursos en ellas de manera notable. Y, aunque la situación actual sigue siendo optimista, las cosas hoy son más complejas, terminando la década con datos no muy positivos en términos de uso y con una crisis de reputación seria, en lo que han tenido mucho que ver la consciencia del impacto negativo que tienen en la salud mental y en nuestra privacidad.

La creciente preocupación por la privacidad

Los consumidores han empezado a ser conscientes de la importancia de los datos y de lo que las empresas hacen con ellos. Los escándalos de los últimos años no han hecho sino aumentar la preocupación de los consumidores por lo que sucede con sus datos y cada vez son más reticentes a facilitar este tipo de información a las empresas.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir