Marketing

Cómo ha impactado el coronavirus en el ecommerce

comercio electrónico

Es cierto que el Covid-19 ha tenido consecuencias muy negativas en muchos sectores, que han visto como sus ingresos descendían y sus ventas se desplomaban. Pero también lo es que ha impulsado algunos nichos concretos del mercado. Durante los meses de confinamiento, los consumidores tenían acceso solamente a una cantidad limitada de productos.

Más allá de las visitas al supermercado y a algunos comercios considerados básicos, poco más podíamos comprar. La mayor parte de los establecimientos permanecieron cerrados y los consumidores no podían acceder de una manera física y directa a ellos.

comercio electrónico

Así pues, para poder adquirir muchos productos, a los consumidores no les quedaba más remedio que recurrir al comercio electrónico. El ecommerce siguió funcionando y, aunque la logística era más lenta, se siguieron distribuyendo todos esos artículos que los consumidores podían necesitar. En algunos casos, los tiempos de espera llegaron a un mes para algunas entregas y las oleadas de productos que se agotaban en las tiendas online evidenciaron que los consumidores habían emigrado en masa al comercio electrónico.

Por este motivo y, pese a las complejidades del terreno en el que se movían, el comercio electrónico ha aumentado de manera notable en el segundo trimestre del año. Y no sólo ha ganado en compradores, sino también en ingresos. Los cálculos ya apuntan a que las cifras de crecimiento con las que cerrará este año serán superiores a las que se esperaban conseguir al comenzar 2020.

Según los datos del comercio electrónico en Europa Occidental, el ritmo de crecimiento ya era muy positivo antes de la crisis del coronavirus. Se preveía que en 2020 el ecommerce iba a aumentar sus ventas en casi un 9%. No obstante, la cosas cambiaron a raíz de la crisis y ahora se espera que las ventas aumenten en un 17%, lo que significaría prácticamente duplicar las previsiones. En contraposición, se espera que las tiendas físicas experimenten una caída de casi el 10%.

Este crecimiento también conlleva un mayor peso del comercio electrónico en el total de las ventas de las tiendas en el continente europeo. Ahora se prevé que unos 498.320 millones de dólares en ventas en tiendas se hagan por comercio electrónico al terminar el año, lo que supone 71.940 millones más que en 2019 y 10.830 millones más de la previsión previa de eMarketer.

Las consecuencias de este cambio de mercado y del mayor uso del comercio electrónico en las compras de los europeos no se queda únicamente en el año 2020. Los datos de este año tendrán un efecto arrastre a corto plazo y se espera que, aunque el crecimiento no sea tan alto en 2021 debido a la vuelta a la normalidad, las ventas online continuarán siendo más altas de los previsto hasta 2023.

Y de todos los mercados de Europa Occidental, se espera que sea el español el que más crezca. De hecho, todo apunta a que será uno de los que experimente un crecimiento más rápido de todo el mundo. El comercio electrónico aumentará este año en casi un 23%. Seguido de Holanda e Italia. Además, aquellos países que han sufrido un confinamiento más estricto, como España e Italia, son generalmente de los que registran un crecimiento más alto.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir