Marketing

Cómo influye el coronavirus en las decisiones de compra

decisiones de compra

Las emociones se han convertido en un pilar fundamental en las relaciones entre marcas y las empresa y su consumidores. Es una de las cuestiones de las que las que las marcas se han tenido que ir concienciando y que han estar marcando cada vez más en sus agendas. Es cierto que las emociones que despiertan las marcas y los productos siempre han sido importantes, pero ahora se están posicionando de una manera aún más destacada por la influencia que los millennials y los miembros de la Generación Z tienen en la estrategia de las marcas.

La cuestión es que entender la importancia de las emociones y cómo tienen que usarse supone también mantenerse atentos a los cambios en los sentimientos colectivos y en los elementos que van marcando la agenda. Y es que las emociones son un elemento dinámico y cambiante que depende tanto de los cambios sociales como de las propias circunstancias del momento. Algo ante lo que las empresas deben estar preparadas para hacer los ajustes que sean necesarios.

Mother and children are choosing dairy products in shop

Los momentos de crisis son unos de los que tienen un efecto más directo sobre las emociones de los compradores y sobre sus intereses. Las empresas y las marcas tienen que entender cuáles son las que dominan, cuáles tienen un mayor impacto y qué es lo que impulsa a los consumidores en cada momento.

La crisis del Covid-19, evidentemente, ha tenido un gran impacto en las emociones de los consumidores, cambiando su forma de ver las cosas, cómo se relacionan con su entorno y lo que esperar los productos y las marcas. En este momento, los consumidores están dominados por el miedo y por la angustia ante una situación muy compleja. No obstante, las investigaciones han empezado a evidenciar que la realidad esto todavía más complicada.

Es lo que acaba de demostrar un estudio llevado a cabo por Decode entre los consumidores en Alemania. Los investigadores analizaron cuáles eran las emociones que marcaban la agenda y qué impacto tenían en los hábitos de consumo. Además, se enfocaron en las emociones actuales, es decir, en lo que los consumidores quieren para ya y qué es lo que marca el consumo inmediato.

Las conclusiones de dicho estudio demuestran que los consumidores se dejan llevar por las emociones esperables en estas circunstancias, pero también por otras relacionadas con la búsqueda de la individualidad. Esto significa que las emociones están marcadas por los elementos que cabría esperar en un momento como este y de sus retos, pero también  de una suerte de querer tener una cierta normalidad.

Así pues, el estudio reveló que la amistad y la seguridad eran las emociones dominantes. Es lógico si pensamos que los consumidores se encuentran en un momento de miedo y en una situación especial. Es de esperar que se busque aquello que nos haga sentir mejor.

No obstante, los investigadores también descubrieron que, entre las emociones dominantes, estaban el entusiasmo por la vida, la libertad y el sentir que pueden ir a lo suyo. Sus emociones relacionadas con la individualidad, en un momento en el que esta parece haberse visto limitada. Con lo cual, las empresas deben ajustar lo que hacen y cómo lo hacen.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir