Emprendimiento

El modelo Canvas, la alternativa

La creación de un nuevo negocio se asocia siempre, y de manera directa, con el pensamiento de un modelo concreto. Todo emprendimiento debe contar con un esquema o plan que permita sentar las bases del nuevo proyecto y definir los objetivos. Así pues, contar con un modelo de negocio es esencial para definir qué se quiere ofrecer y de qué manera.

Actualmente existen diferentes alternativas a la hora de pensar en un modelo. Desde las más conocidas y tradicionales hasta opciones realmente innovadoras. Al elegir un formato concreto es importante decantarse por aquel que no solo haga la labor más sencilla, sino que también le de importancia al valor ofrecido al cliente. Gracias al modelo canvas puedes definir modelos de negocio simplificando todo en 4 áreas principales: los clientes, la oferta, la infraestructura y la rentabilidad. 

Si tienes en mente un nuevo negocio te invitamos a seguir leyendo. Conocer este modelo, sus ventajas y principales elementos te abrirá las puertas a una opción más que innovadora y conveniente.

¿En qué consiste el modelo canvas?

El modelo canvas aparece por primera vez en 2011 en el libro “Generación de modelos de negocio”  de Alex Osterwalder e Yves Pigneur. En dicho volumen los autores estudian los diferentes modelos de negocio que hay y analizan cuál es más conveniente para cada tipo de emprendimiento u objetivo. Además, ponen especial énfasis en el cambio del mercado actual y la importancia de ofrecer valor a los clientes

Dejando un poco de lado los modelos de negocio tradicionales y popularmente conocidos, los autores proponen el modelo canvas. Este ya no necesita de tanta documentación y tareas complejas. Todo es mucho más simplificado, se trata pues de una herramienta que propone crear modelos a partir de áreas definidas y un total de nueve divisiones específicas. El boceto del modelo de negocio se puede realizar en una simple hoja de papel. 

El objetivo del modelo canvas no es reemplazar a los planes de marketing tradicionales, sino más bien ser el punto de partida para estos. Se puede considerar a este modelo como el puntapié o el complemento ideal para las herramientas más habituales, de planificación comercial. Completando los diferentes puntos que propone es posible sentar las bases del nuevo modelo y a partir de allí encarar cada tarea con mayor exactitud y posibilidad de éxito. 

Ventajas del modelo canvas

La primera y mayor ventaja de este modelo es que hace todo mucho más concreto y visual. El hecho de esbozar el plan comercial en un papel torna el proceso de desarrollo más dinámico y ágil. Puedes tener en claro todas las partes a simple vista y reconocer fácilmente las conexiones entre ellas y el fin último de cada una. Esto es posible ya que desde el comienzo dejas en claro cuál es tu propuesta, qué puedes ofrecer y qué te hace ser el mejor en eso. Además, este modelo permite clarificar las dos partes más importantes de cualquier negocio, la empresa y el mercado. 


Otras ventajas de este modelo son la rapidez que ganas en la primera etapa de tu negocio, no requiere de conocimientos avanzados, resulta muy práctico y compatible con otras tendencias comerciales y es altamente colaborativo. Esto último supone un gran beneficio ya que todo el equipo de trabajo puede participar en el proceso y el intercambio enriquece por completo cada etapa del mismo.

Los elementos del modelo 

El modelo canvas cuenta con un total de 9 elementos, estos se dividen en dos bloques diferentes y se completan de manera específica. A medida que se van completando los diferentes elementos pueden surgir dudas, esto es positivo ya que significa que se está pensando en los diferentes componentes del negocio y la relevancia de cada uno. 

La parte del mercado cuenta con 5 elementos que son los primeros a completar en el cuadro. 

  • Clientes: Así como se define la buyer persona en un plan de marketing, en el modelo canvas se completa este campo determinando cuál será el cliente objetivo. Esta parte es fundamental, pues tanto el modelo comercial como lo que se venderá depende de a quién va dirigido. 
  • Propuesta de valor: aquí debes determinar cuál es tu ventaja competitiva. Es decir, qué es aquello que ofreces que te hace mejor que la competencia. ¿Por qué tu cliente objetivo te debería elegir?
  • Canales: en este apartado debes responder de qué manera vas a distribuir o por medio de qué canales vas a darte a conocer. Las alternativas van desde camapaña en la TV hasta un programa de SEO.
  • Relación con los clientes: este elemento del modelo canvas requiere pensar el trato que tendrás con tus clientes. Puede ser personalizado, automatizado, con autoservicio, etc. 
  • Flujo de ingresos: aquí debes definir a través de qué vías ingresará dinero al negocio y si estas son suficientes. Es necesario pensar tanto en la rentabilidad de la empresa como en lo que los clientes estarán dispuestos a pagar.  

La parte de la empresa cuenta con los 4 elementos restantes.

  • Recursos: en este punto debes responder, ¿qué necesitas para que tu negocio funcione? Los recursos van desde el material y el espacio de trabajo hasta el personal y el talento.
  • Actividades: este apartado incluye la determinación de las actividades clave en la empresa. Qué es lo que tienes que hacer para lograr cumplir tu propuesta de valor. 
  • Asociaciones: contar con alianzas es esencial para todo negocio. Aquí debes definir quiénes serán tus socios comerciales. 
  • Estructura de costes: crear valor para el cliente o bajar el costo del producto son las dos alternativas en este apartado. Para determinar cualquier cosa debes tomarte el tiempo necesario y analizar todos los gastos.

Los diferentes beneficios del modelo canvas y sus elementos te permitirán crear un modelo de negocio completo y efectivo. Empieza con buen pie tu próximo proyecto aprovechando al máximo esta innovadora herramienta.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir