Marketing

El mundo en 2040: ¿Cómo cambiarán las estrategias de las empresas?

En un mercado en el que las cosas cambian a un ritmo vertiginoso, asumir estos cambios y adelantarse a ellos es la única forma para garantizar la supervivencia de la marca. Es obvio que las empresas no pueden planificar sus estrategias únicamente pensando en el corto plazo. Deben estar preparadas para adaptarse a los cambios e incluso adelantarse a ellos. Tienen que saber hacia dónde van las cosas y cómo posicionarse frente a ellas. Y es que entender cómo será el consumidor del mañana es lo que les ayudará a tomar decisiones y a fidelizar a sus clientes.

Es cierto que ninguno de nosotros contamos con una bola de cristal para predecir el futuro sin equivocarnos, pero el trabajo de los analistas nos permite perfilar cómo será el futuro. Hoy te traemos un estudio futurista realizado por Euromonitor, donde se recogen los grandes cambios que podrían marcar la agenda de las marcas para el año 2040.

El poder del entretenimiento

Hay varios factores que podrían influir en las formas de consumo actuales y cambiar las dinámicas relacionales. Pero además, las nuevas tecnologías jugarán un papel clave, haciendo que los consumidores no tengan que desplazarse para consumir los productos o servicios que necesiten.

Las redes sociales han cambiado los esquemas de comunicación y el peso de las experiencias irá en aumento. Los consumidores buscarán experiencias más vez más especiales y únicas y estarán dispuestos a gastar más por ello. Y dentro de estas experiencias, la personalización será más importante que nunca. Se espera que para el año 2030 el mercado de las experiencias ya haya alcanzado los 8 billones de euros.

Nueva generación de hogares

Las empresas también cambiarán los hogares de los consumidores. Nuestras casas estarán cada vez más conectadas. Se espera que para el año 2030, el 65% de los hogares tengan acceso a banda ancha, frente al 47,5% actual. Pero además las smart homes ya existirán por defecto, haciendo que las cosas sean más simples y sencillas para las personas que viven en ella.

En 2040, lo habitual será tener electrodomésticos conectados que abrirán nuevas oportunidades comerciales y que tendrán un gran impacto sobre el consumo. Lo que dará lugar a una nueva forma de acceder a los productos. No sólo seremos consumidores activos, sino también pasivos. Algunos productos funcionarán de manera automática, de modo que cuando se terminen, no tendremos que hacer el proceso de compra. Nuestro hogar conectado lo hará por nosotros. Esto asentará una nueva visión de la casa como santuario, ya que cada vez habrá menos motivos para salir de la casa y consumir fuera.

La tienda del futuro

Evidentemente, todos estos cambios también tendrán su impacto en las tiendas actuales. Las tiendas de hoy en día saben que ya no es suficiente competir con precios, sino que deben posicionarse de una manera más diferenciada y añadir valor en el proceso de compra. En 2040, las tiendas estarán más conectadas que nunca y se convertirán en espacios para probar cosas y sentirlas de un modo tangible, pero también para vivir experiencias.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir