Marketing

El Wellness en la era digital: ¿cómo influye en la salud de los trabajadores?

¿Sabías que las persona pasamos aproximadamente un tercio de nuestras vidas en el puesto de trabajo? Una cifra tan alta que, obviamente, influye considerablemente en nuestra salud y que en la mayor parte de los profesionales tiene efectos negativos sobre el cuerpo, tanto por el sedentarismo en trabajos que se desarrollan sentados como por la realización de un sobreesfuerzo físico continuado en el tiempo como en aquellas profesionales relacionadas con las reparaciones, el sector servicios y la construcción.

Sin embargo, tampoco debemos subestimar los efectos que el trabajo tiene sobre nuestra salud mental. La falta de concentración y de productividad, el cansancio crónico, el insomnio o la depresión son algunas de las consecuencias más habituales que origina el estrés laboral, llegando a ser la causa del 30% de las bajas laborales en nuestro país.

Diversas investigaciones llevadas a cabo en Estados Unidos aseguran que el 80% de los empleados está sometido a altos niveles de estrés en su puesto de trabajo y casi el 50% de ellos afirman que requieren de ayuda para enfrentarlo. Alrededor de un 35% asegura que el estrés les afecta tanto a nivel físico como emocional, mientras que el 45% admite que la sobrecarga de trabajo afecta también a su vida privada. Con lo cual, no estamos hablando de una cuestión menor, sino de un problema que va en aumento con el paso del tiempo y que las empresas deberían controlar.

La dinámica empresarial pasa por una fase de transformación. Un escenario donde conceptos como el teletrabajo, la movilidad empresarial o el trabajo flexible se han convertido en parte de la rutina de millones de personas de todo el planeta, gracia a la digitalización. Pero también es una situación que implica numerosos retos para las empresas si quieren mantener la eficiencia, la motivación de los trabajadores y, evidentemente, su bienestar. Especialmente cuando ya se han detectado algunas señales de desgaste que pueden derivar en patologías físicas y mentales si no se toman medidas a tiempo.

¿Cómo implantar el Wellness en la empresa?

En los últimos años hemos oído hablar de “bienestar corporativo” o “Wellness 3.0.”, cuyo objetivo es evitar este tipo de situaciones a través de la implantación de políticas de Recursos Humanos que incluyan medidas para la saud de los empleados. Y no sólo desde el punto de vista físico, sino también mental. La idea es conseguir un marco que permita cuidar de todos los ámbitos que influyen en el bienestar de una persona, de manera que esto revierta de forma positiva en la empresa, mejorando la productividad y disminuyendo las bajas laborales.

Algunas de las medidas que las empresas deben implementar para conseguir que el trabajo se convierta en un refuerzo positivo para la salud en lugar del origen del estrés y del deterioro físico.

  • Nuevo rol del líder: uno de los principales retos que trae consigo el nuevo contexto empresarial es la manera en la que los líderes y los jefes de equipo podrán asegurar el bienestar de cada uno de los miembros de la plantilla. Para ello, es necesario tener en cuenta distintos escenarios que serán claves para encontrar el equilibrio entre la vida profesional y la personal. Deben fijarse objetivos claros y contar con espacios para responder a otro tipo de obligaciones. Y en el nuevo rol de líder, la comunicación juega un papel clave.
  • Iniciativas relacionadas con el bienestar emocional y el mindfullness: una parte fundamental a la hora de reducir el estrés laboral son las iniciativas basadas en el bienestar emocional, es decir, disponer de los mecanismos necesarios para favorecer la concentración, centrarse en lo importante o gestionar las emociones en determinadas circunstancias son herramientas adecuadas tanto para trabajadores como para empresas que pueden favorecer el acceso a los cursos o contando con profesionales expertos en este tipo de disciplinas dentro de la empresa.
  • Disponer de plataformas que faciliten el acceso a servicios de bienestar: estos pueden ser desde actividades deportivas a sesiones de mansajes o spa. La idea es que la propia empresa sea la que favorezca hábitos de vida más saludables de manera directa, adaptables a cada tipo de persona. Por ejemplo, pueden incluirse descansos para caminar, organizar clases de pilates o regalar pases de gimnasio para ir con los otros trabajadores, lo que puede servir de motivación y, al mismo tiempo, estrechar lazos con los compañeros.
  • Propuesta de retos individuales y colectivos para favorecer la actividad física y las formas de vida saludables: este tipo de retos también son muy útiles para fomentar la cultura del trabajo en equipo y reforzar los lazos entre los compañeros. Desde la participación en carreras por equipos a la realización de actividades al aire libre gymkhanas o talleres de comida sana. Lo que además ayuda a fortalecer la relación con los compañeros y supone una magnífica oportunidad para compaginar la vida laboral con la persona, puesto que pueden participar familiares y amigos.
  • Creación de un portal de contenidos sobre salud: muy útil para que los trabajadores dispongan de una fuente a la que recurrir para obtener consejos, trucos y respuestas a sus preguntas sobre temas que pueden afectarles en su vida cotidiana. De este modo, además de contar con una fuente de información, también tendrán a su disposición una comunidad con la que compartir dudas y consejos, lo que favorece también el fortalecimiento de las relaciones con los compañeros.
  • Desarrollo de programas de salud: pensados para mejorar indicadores específicos como la tensión arterial o el peso. Estamos hablando de un avance en las típicas revisiones anuales, ya que la empresa actúa de forma activa tanto en la identificación como en la resolución del problema. Lo más normal es contar con profesionales dentro de la empresa que posean conocimientos en las distintas materias.
Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir