Móvil Marketing

¿Está Apple empezando a perder su esencia de marca?

Apple

Cuando Apple lanza al mercado alguno de sus productos, tanto el propio evento de presentación como las novedades que introduce se convierten en noticia. La manera en la que la marca ha administrado estos eventos a lo largo de los últimos 10 años y la repercusión que consigue con ellos no solamente le han conferido una importante posición dentro del mercado, sino también que los valores de marca que han sido los pilares de su éxito desde su nacimiento se vean fortalecidos.

Appla ha conseguido que los lanzamientos de sus productos se conviertan en auténtica maquinaria de marketing y publicidad, logrando un espectacular impacto en los medios de comunicación, que es realmente lo que busca y quiere, además por supuesto de transmitir la idea de que es una marca moderna e innovadora. O al menos es lo que la marca venía consiguiendo de manera habitual. Que lo siga logrando ahora ya no resulta tan evidente. ¿Es posible que la fórmula mágica de Apple para conseguir posicionar su imagen en el mercado haya comenzado a tambalearse?

Demasiados precios, demasiado complejo

El último evento de Apple ha servido para presentar nuevos dispositivos. Todo apuntaba a qe Apple iba a presentar el nuevo modelo de iPhone, pero finalmente no fue así, sino que presentó servicios, un nuevo modelo de su reloj y una nueva versión de iPad.

Al terminar el evento, lo único que consiguió fue un lío de precios. Nada quedaba claro para el consumidor. Los nuevos dispositivos cuentan con prestaciones que se superponen y que obliga a los usuarios a decidir lo que quieren y qué es lo que más les conviene. Así pues, si lo único que tenían que decidir antes los usuarios era si querían actualizar o no su dispositivo, hora todo resulta mucho más complicado.

Ofreciendo ese abanico de opciones de los usuarios lo que la marca busca es proporcionar una experiencia mucho más personalizada, aportando soluciones para cualquier perfil de usuario, incluso para aquellos que disponen de un presupuesto más ajustado. De esta forma pueden conectar con más consumidores, pero se desvían de las líneas magistrales que implantó Steve Jobs y que llevaron a la marca al éxito.

No es el único sacrificio

Sn embargo, el hecho de que sus presentaciones ya no sean lo que eran y que la marca haya empezado a alejarse de sus líneas maestras originales no es algo nuevo, sino que se trata de una tendencia iniciada en el año 2016. Los productos que se presentaron aquel año no eran más que reversiones de otros sin que hubiera una apuesta innovadora como años atrás, precisamente el secreto de que sus presentaciones tuvieran éxito.

Por esta razón, muchos analistas han empezado a preguntarse si, aunque siga moviendo impresionantes cantidades de dinero, la empresa de Steve Jobs ha comenzado a perder su imagen de marca cool. En 2019, Appel presentaba buenos resultados pero los analistas ya comenzaron a temer que se estuviera empezando a convertir en una marca aburrida.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir