Social Media

¿Está Instagram empezando a mostrar síntomas de agotamiento?

Los ciclos que experimentan las distintas redes sociales son bastante similares. Poco importa de cuál se trate y cuánto haya conseguido triunfar en el mercado. Tras el lanzamiento de una red social, se produce el descubrimiento por parte de los «early adopters» y su momento de aceleración. Poco a poco, los usuarios más generalistas también se van uniendo y su tirón se va trasladando también a los medios. Al principio es la prensa más especializada la que se lanza a analizarla y a hablar sobre ella y después los medios más generlistas. De esta manera, la red social se convierte en «la moda del momento», consiguiendo un importante eco y una visibilidad muy elevadas.

Es entonces cuando las marcas empiezan a interesarse por ella y por sacarle el mayor partido posible. De pronto, todo el mundo está en la red social y las empresas empiezan a llenarla de anuncios publicitarios, lo que hace que pierda tracción y que deje de estar de moda. Obviamente, cuando llega este momento, la red social no desaparece de forma repentina, pero sí va perdiendo fuelle entre aquellos usuarios que se sienten atraídos por lo nuevo, pues deja de ser una gran novedad para convertirse en algo del montón.

Este proceso es el que vivió ya Facebook hace tiempo y es lo que los expertos prevén que le terminará pasando a Instagram. La gran pregunta es cuándo ocurrirá. Para las empresas, Instagram ha dejado de ser la gallina de los huevos de oro que había sido hasta hace poco. Cuando Facebook caía en picado y conseguir visibilidad de manera orgánica se volvía cada vez más complicado, Instagram todavía se encontraba en una posición muy positiva para las empresas.

Los community manager aseguraban que la red social les reportaba buenos resultados y que todavía era posible crecer de forma rápida, por lo que conseguir followers no era difícil. Pero además, los datos de engagement también eran bastante positivos. Los seguidores eran activos a la hora de conectar con la marca y respondían a sus comentarios. Todo ello hacía que Instagram resultara muy atractiva.

La cuestión es que estos números ya no son tan optimistas y la red social ya ha empezado a mostrar ciertas señales de agotamiento. Los datos de Estados Unidos siempre funcionan como avanzadilla de lo que va a ocurrir en el resto de mercados. En el caso de Instagram, en este país es el primer año en el que no crece en cifras dobles. El año 2019 ha cerrado con un crecimiento inferior al 10%, por lo que se prevé que el crecimiento en los próximos tres años será inferior a lo esperado.

¿A qué se debe esta desaceleración? La respuesta se encuentra e el grupo demográfico que ha mantenido los números de crecimiento de Facebook. Los grupo de más edad se están incorporando a Instagram y abriendo perfiles en la red social mucho más lentamente de lo que se preveía. Y, aunque los jóvenes están entrando a buen ritmo, la competencia de otras plataformas como TikTok es muy elevada. Aun así, su situación todavía sigue siendo optimista y todo apunta a que seguirá siendo la segunda red social preferida de Estados Unidos durante unos años.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir