Marketing

Generación Z: objeto de deseo de las marcas

Aunque las marcas no fueran demasiado conscientes de ello, cuando los Millenials eran l gran obsesión de las marcas, la Generación Z ya estaba ahí, como una especie de ruido de fondo, como un elemento que se esperaba que fuera a revolucionar el futuro. La cuestión es que pasaban bastante desapercibidos porque las empresas todavía estaban más preocupadas por intentar entender a los Millenials y no sabían las novedades que los Z traerían consigo. Lo único que tenían claro es que tendrían que volver a hacer ese ejercicio de recomprensión poco después.

Los miembros de la Generación Z estaban empezando a entrar al mundo del consumo, por lo que aún no eran importantes. A quienes realmente había que convencer y a lo que había que ofrecer lo que quisieran para que compraran sus productos era a los Millenials. La cuestión es que el tiempo ha pasado y ahora la Generación Z es parte del mercado laboral, contando con ingresos que los convierte en un nuevo grupo de consumidores a tener en cuenta. Esto quiere decir que las marcas se encuentran en un momento de cambio, debiendo dirigir también sus estrategias de marketing hacia este nuevo colectivo de consumidores.

¿Quién es la Generación Z?

La Generación Z engloba a todos aquellos nacidos a partir de la segunda mitad de la década de los 90. Una generación que ha crecido en contacto con la tecnología, siendo la primera considerada como nativa digital si nos ponemos puristas. No recuerdan un mundo sin tecnología, como sucede con los Millenials. Las pantallas táctiles y los dispositivos avanzados siempre han estado ahí, lo que ha hecho que crezcan más «rápido». Su vida está en la pantalla del móvil y la televisión no tiene una gran influencia sobre ellos. De hecho, un 39% de ellos ha tenido tablet propia y un 27% ha tenido móvil entre los 6 y los 13 años.

El problema es que la Generación Z es, con diferencia, la más compleja de entender, ya que no deja de evolucionar. Por eso, realizar un seguimiento demográfico y venderles es una tarea muy difícil. Una generación líquida muy influida por los cambios y distinta. Algo que las marcas deben tener muy en cuenta. Pero además deben entender que las ofertas, mensajes y posiciones que ocupan deben ser diferentes. Y es que los Z están revolucionando por completo las reglas del juego.

Por ejemplo, lo hacen en cuestiones de género, donde las marcas deben ser capaces de dar la talla y seguir el ritmo de los cambios. En esta generación son muchos los hombres que están empezando a usar cosméticos, haciéndolo de forma mucho más frecuente que laa generaciones predecesoras, lo que tiene mucho que ver con el hecho de que estén mucho menos encorsetados por las estructuras tradicionales de género que importaban o tenían un gran impacto en las generaciones anteriores.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir