Noticias y Actualidad

¿Google nos rastrea en modo incógnito?

modo incógnito

El modo incógnito de los navegadores nos proporciona cierta sensación de seguridad porque pensamos que los sitios que visitamos no son procesados por nadie. Pero lo cierto es que no es así. Basta con echar un vistazo al aviso que aparece cuando abrimos una pestaña en modo incógnito para darnos cuenta de que nuestra navegación no es completamente invisible. Si no, párate a pensar si no has recibido anuncios de cosas relacionadas después de haber estado navegando en modo incógnito.

Para poder seguir a los usuarios que navegan en modo incógnito, las webs únicamente necesitan utilizar el sistema de huella digital. De esta forma, pueden conocer más detalles sobre ti y mostrarte anuncios relacionados con tus preferencias para que sea más fácil llamar tu atención.

Una investigación llevada a cabo recientemente por la Universidad de Vanderbilt ha llegado incluso a conluir que Google tiene capacidad para recopilar este tipo de información. Cruzando datos y partiendo de la información que ya tiene del consumidor con anterioridad tiene el trabajo hecho. Con lo cual, todo apunta a que el modo incógnito lo único que hace es aportarnos una falsa sensación de seguridad.

De hecho, la recopilación de datos en modo incógnito por parte de Google es lo que se alega en una denuncia presentada por un consumidor de California. En ella se acusa al buscador de trackear y recolectar el historial de búsqueda de los usuarios aunque naveguen en modo incógnito, incumpliendo de este modo con la Ley de Privacidad establecida por el Estado, muy similar a la que tenemos en Europa.

Según el demandante, Google permite a los medios y empresas anunciantes recoger datos sobre las páginas por las que navegan los internautas incluso en modo incógnito.

Google ha rechazado la acusación alegando que cada vez que se abre una nueva pestaña de incógnito se avisa de que «los sites podrán ser capaces de recolectar datos sobre tu navegación». Sin embargo, el demandante considera que el aviso que muestra el buscador no es suficiente, ya que el modo incógnito proporciona una expectativa lógica de navegar sin seguimiento. Así pues, la acusación solicita una compensación. La cuestión es que si Google pierde el proceso, podría exponerse a una multa de 5.000 millones de dólares.

No es la primera vez que Google es acusado de trackear a sus usuarios, aunque hasta la fecha, ninguna de las demandas ha tenido éxito. Pero, aunque en esta ocasión la demanda tampoco prospere, lo cierto es que el simple hecho de que se hay interpuesto ya daña aún más la imagen de los consumidores tienen de Google y de las grandes compañías de Internet en lo que respecta a su privacidad.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir