Innovación

Inteligencia Artificial: ¿cómo puede ayudar a mejorar el ecommerce?

La Inteligencia Artificial se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de las previsiones sobre el futuro y de qué factores clave cambiarán las cosas. Una tecnología vital en el avance de numerosas innovaciones que determinan el planning de las empresas y que se ha ido extendiendo por numerosos ámbitos.

En la actualidad, la Inteligencia Artificial ya influye en los contenidos que se emiten en streaming o en la manera en la que se gestionan los anuncios. Y, obviamente, cambiará la manera en la que realizamos compras online, la experiencia que conlleva y cómo se controlan todos los elementos llamados a dar respuesta a nuestras necesidades de consumo.

El ecommerce es una de las herramientas que más ha aumentado en los últimos tiempos, viéndose además considerablemente impulsada por la pandemia del Covid-19. El hecho de que los consumidores hayan estado encerrados en casa ha hecho que las compras online se hayan disparado y que se hayan acostumbrado a adquirir productos a través de la red en su vida cotidiana.

Lo más probable es que cuando hayamos superado la pandemia, los usuarios sigan realizando compras online, por lo que el comercio electrónico requiere de una dosis de innovación para seguir manteniendo la atención y de valoraciones positivas de los consumidores. En este contexto, la Inteligencia Artificial se erige como una de las armas más potentes para lograrlo. De hecho, las ventajas que ofrece a aquellas empresas que la hayan adoptado frente a las que no, son muchas.

Se prevé que, para el año 2023, la mayor parte de las empresas que estén usando la Inteligencia Artificial en sus tiendas online, lograrán una mejora de un 25% frente a las que no en satisfacción del cliente, beneficios y reducción de gastos. Lo cual está relacionado con la identificación de errores, la anticipación a las tendencias y la toma de decisiones de manera automática, haciendo que los trabajadores cuenten con más tiempo y recursos para llevar a cabo tareas realmente importantes.

Los beneficios de la Inteligencia Artificial y lo que implica para el comercio electrónico son muy heterogéneos. Uno de los más destacados es la mejora en la experiencia del cliente, abriendo la puerta a ofrecer a los usuarios mejores recomendaciones de productos, una mayor personalización o servicios a través de asistentes virtuales que ayuden al cliente a lo largo de todo el proceso. Con lo cual, el consumidor disfrutará de una experiencia más positiva y más cómoda, por lo que terminará comprando más.

Sin embargo, la Inteligencia Artificial no conlleva solamente este tipo de beneficios para la empresa, sino que además puede influir en la cadena de servicios relacionados con el comercio electrónico, como la logística de entrega al cliente o la distribución de fabricante a tiendas. Mediante Inteligencia Artificial y ciertos algoritmos, se podrá determinar cuáles son los mejores ratios de entrega y las rutas más eficaces. Partiendo del histórico de datos, se podrá entender  cómo debe entregarse el producto y qué rutas o prácticas deben adecuarse para conseguir una mayor efectividad.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.







Subir