Marketing

La crisis de Huawei: perdedores y vencidos

Probablemente, Huawei sea la protagonista de la gran noticia económica-empresarial del mes de mayo. El gobierno de Estados Unidos, que llevaba ya algún tiempo haciendo ruido contra la marca, ha decidido situar a Huawei en la lista negra de empresas, lo que significa que no podrán hacer negocios dentro del país y que las empresas estadounidenses no podrán prestarle servicio. Inmediatamente, una vez que Google anunció que seguiría el bloquea, la poderosa firma Huawei se ha quedado en el limbo. ¿Qué va a suceder con ella? ¿Cómo va a responder ahora que su sistema operativo ha quedado limitado?

Obviamente, la principal afectada de este escenario es Huawei, sobre todo en lo que respecta a su mercado de consumo. En plena resaca del anuncio del veto, la firma ha presentado un nuevo terminal, el Honor 20. A lo largo del día, Huawei posicionó cientos de anuncios sobre su nuevo dispositivo en Twitter.

La crisis de Huawei podría convertirse en una escalada global de dimensiones mucho más importantes de lo que imaginamos. Y es que el siguiente paso podrían darlo los consumidores, que podrían reclamar a la empresa si no consigue que sus terminales sigan estando actualizados. De hecho, las asociaciones de consumidores ya han avisado a los compradores de estos terminales de ciertos derechos. Por ejemplo, Facua ha informado de que: «los usuarios tendrían derecho a reclamar compensaciones económicas si sus dispositivos móviles Huawei perdiesen prestaciones» siempre que la garantía de dos años esté en vigor.

El problema es que no se trata de un defecto de fábrica, sino de un problema causado por un tercero, que en este caso es Google. La cuestión es que esto no suprime los derechos de los consumidores, que cuentan con el poder de reclamar a la compañía, obligada a proteger la libre comunicación de sus clientes a través de dispositivos de su marca. De lo contrario, los consumidores tendrían que ser indemnizados, lo que abre la puerta a reclamaciones millonarias si tenemos en cuenta que Huawei es la segunda empresa de móviles de todo el planeta por cuota de mercado.

Pero Huawei no es la única perdedora que ha salido perjudicada después del veto de Estados Unidos. Aunque es la más damnificada, lo cierto es que esta situación provocará un efecto dominó sobre otras muchas empresas, tanto de manera directa como indirecta. Por ejemplo, las grandes competidores de Huawei y los nombres emergentes del sector tecnológico. Productores de chips como Qualcomm y marcas como Tesla o Apple también han quedado afectadas. Y, por supuesto, pymes que trabajaban para Huawei y que ahora tienen menos margen para reinventarse. Además, hay que tener en cuenta que el caso de Huawei podría ser el primero de la lista, lo que daría lugar a una guerra comercial a nivel mundial con consecuencias casi inimaginables.

Pero, obviamente, cuando hay perdedores, también hay vencedores. Nokia y Erisson, dos viejas conocidas del continente europeo podrían sacar tajada de todo esto, ya que ellas también desarrollar tecnología de redes y se convierten en una alternativa. De hecho, desde que se anunció el veto, ya han subido en bolsa y los expertos prevén que el mercado se centrará más en ellas. Y es que Ericsson era la segunda en cuota de mercado y Nokia la tercera. Aunque también hay quienes creen que Samsung también podría reforzar su posición, porque los consumidores de Huawei probablemente terminarán en brazos del gigante coreano.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir