Conceptos

La importancia de la identidad corporativa, el packaging y el logotipo

La identidad corporativa tiene un enorme peso en la creación de la imagen corporativa. Pues la configura y, en consecuencia, guía la respuesta de los consumidores.

No hay que perder de vista la identidad que tenía la empresa anteriormente, en el caso de modificarla hay que adaptarse a los valores que están en la base de la cultura corporativa y tenerlos presentes en todo momento del proceso creativo.

El logotipo es la parte principal de la identidad corporativa y gracias a éste los individuos identifican de la manera más rápida posible los productos. Sirve para crear hábitos y asociaciones en la mente del consumidor y no debe parecerse al de ninguna otra empresa, pues crearía confusión y posible pérdida en ventas. A menudo, se juega con los colores para conseguir una respuesta favorable, que desemboque en la compra y credibilidad.

El packaging debe contemplar la identidad visual, incluido el logotipo y posible eslogan, creando una identidad completa y armoniosa que consiga crear la imagen corporativa deseada en la mente de los individuos.

Este verano, Control presenta su nueva identidad que proyecta una personalidad más moderna y dinámica, manteniéndose fiel a su esencia en cuanto a seguridad, confianza y experiencia. La estética de la marca transmite nuevas e intensas sensaciones con mayor sensualidad, química y fuerza, gracias a un diseño rompedor, muy visual y atractivo.

Este cambio está inspirado en los valores propios de la marca joven, moderna, atrevida, rompedora y actual.

El logotipo también se ha visto modificado, surge, de esta manera, ‘Feel Make Feel’, el nuevo mensaje experiencial de la marca.

En definitiva, la identidad visual debe potenciar  la visibilidad, la lectura, la comprensión e  identificación de todos los productos.

2 de comentarios

2 Comments

    Dejar un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.







    Subir