campañas

La importancia de usar un buen lubricante sexual

Olvídate del dolor de la fricción durante tus relaciones sexuales con ayuda de los geles íntimos que protegen el área vaginal y anal. Hoy en día existen lubricantes de distintos materiales, aromas e incluso sabores, por lo que puede ser difícil elegir el más adecuado.

Te presentamos una guía con la información de expertos para encontrar el producto íntimo que necesitas. 

¿Qué son los lubricantes?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los lubricantes, junto a los preservativos, son artículos que protegen de embarazos no deseados y de enfermedades de transmisión sexual. En el caso de los geles, también ayudan a las mujeres con resequedad vaginal que quieren tener sexo menos doloroso. 

Esta sustancia alivia la fricción entre los genitales para evitar lesiones y procurar relaciones más placenteras con tu pareja. Aunque también puedes usarlo en solitario durante la masturbación con juguetes sexuales. 

¿Cuántos tipos de lubricantes hay?

La OMS recomienda ciertas condiciones que deben cumplir los lubricantes para ser considerados de calidad. Revisa que estén fabricados con un material compatible con el condón y con un efecto duradero en el acto sexual. Estos productos se clasifican en los siguientes tipos. 

  • Base de agua. Ideales para las relaciones sexuales con preservativo porque no deterioran el látex. Por sus ingredientes más naturales, son los más suaves. Por ejemplo, el lubricante de base de agua de Vivesex tiene un efecto más duradero que los de otras marcas.   
  • Base de aceite. Duran más que los fabricados con base de agua, pero no son compatibles con los condones de látex y dejan residuos. Son más difíciles de limpiar.  
  • Base de silicona. Son los más densos, por lo que se utilizan más para las relaciones sexuales anales o en el agua. Duran más y no perjudican el material del preservativo.  

¿Cuándo usar un lubricante? 

Como has visto, hay un lubricante para cada ocasión. Su principal objetivo es humedecer los genitales para disminuir los efectos de la fricción, pero también te ayuda en los siguientes casos.

  • Resequedad vaginal. Causada por vaginitis atrófica o cambios hormonales producidos durante la menopausia o el embarazo. El gel te ayuda a tener relaciones más placenteras. 
  • Sexo anal. Imprescindible para esta práctica porque el ano no se dilata ni lubrica de forma natural. Para evitar dañarte, utiliza el lubricante.  
  • Sexo oral. Los geles con sabores hacen que la experiencia sea más divertida e intensa porque estimulan el sentido del gusto.   
  • Uso de sextoys. Durante la masturbación o las relaciones íntimas con tu pareja, usa este producto para lubricar los juguetes sexuales y evitar irritaciones y lesiones.  
  • Protección de los condones. Para evitar roturas del preservativo durante penetraciones intensas, emplea el lubricante en base de agua o silicona.  

Otros factores que también inciden en la resequedad vaginal y en relaciones sexuales dolorosas son el estrés, las preocupaciones y los problemas de intimidad con tu pareja. Si observas que la incomodidad persiste, consulta con tu ginecólogo o sexólogo.  

Recomendaciones para el uso de lubricantes

En caso de ser la primera vez que utilizas estos geles en tus relaciones íntimas, sigue los siguientes consejos útiles. Así podrás experimentar sexo seguro y placentero

  • No utilices los productos con sabores y aromas porque pueden causar reacciones alérgicas. Para empezar, utiliza los más naturales.  
  • No uses lubricantes caseros como mantequilla o aceite porque pueden provocar infecciones. Son incómodos al tacto y tienen un olor desagradable.  
  • No emplees lubricantes con base oleosa porque pueden romper el preservativo por su incompatibilidad al látex.   

Cuando utilizas lubricantes, se disminuye el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual e infecciones porque hay una menor fricción e irritación. No obstante, este no es un sustituto del condón. Por ende, usa siempre el preservativo para protegerse de embarazos no deseados y de ETS. 

A pesar de los prejuicios asociados al uso de lubricantes, estos se han convertido en el mejor aliado para las parejas porque los ayudan a tener relaciones más placenteras y seguras. Recuerda, no solo se utilizan durante el sexo anal, sino que también puedes emplearlos en las prácticas orales y vaginales. 

En el momento de elegirlos, lee en la etiqueta que cumplen con las normas sanitarias de la UE. ¿A qué esperas para disfrutar un sexo más placentero?

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir