Tecnología

La inevitable adaptación tecnológica en las empresas

Según los resultados de una encuesta realizada por KPMG a CEO,s de diferentes compañías a nivel global, el 75 % de las empresas ya ha comenzado a incorporar las nuevas tecnologías a sus modelos de negocio. Y es que, si las compañías no adaptan estas innovaciones a sus procesos de producción, de gestión o de promoción, corren el riesgo de quedarse rezagadas en la carrera que, de forma constante, se realiza hacia el éxito comercial.

En el sistema económico en que les ha tocado competir, las empresas necesitan cada vez más el uso actualizado de las tecnologías. Sin la innovación, la agilidad y las mejoras en los procesos naturales de las organizaciones, estas no tendrían la fuerza suficiente para mantenerse con su cuota de mercado. La irían perdiendo, paulatinamente, cediéndola a aquellas otras empresas que por su nivel tecnológico están más preparadas para el mundo presente.

Cualquier empresa que tenga la intención de continuar en el mercado, deberá tener reservada una buena parte del presupuesto general a la categoría de recursos tecnológicos y, por supuesto, contratar a una empresa que facilite su adaptación a la era tecnológica, si no lo ha hecho todavía.

Adaptarse o morir, el reto de las empresas en la era de las tecnologías

La inevitable realidad que rodea a las empresas es que cada vez son más dependientes de las tecnologías en todos y cada uno de los procesos que las conforman. En este sentido, cabe señalar que, si no lo fueran, quedarían rápidamente expulsadas de la carrera por la conquista de su propia cuota de mercado.

Una adaptación tecnológica de las empresas es, a día de hoy, una acción obligada. Afortunadamente, los empresarios cuentan con ayuda especializada en agencias como StartGo que desarrolla soluciones a medida de cada organización para servir de guía en la transformación digital que necesitan. Con este tipo de empresas, se pueden realizar auditorías que sirvan para optimizar la eficiencia de la adaptación, reducir costes y mejorar el conjunto de la infraestructura técnica necesaria para llevar a cabo esa adaptación.

Y es que una empresa que esté preparada para darle un buen uso a las tecnologías, con especial atención a las de la comunicación, ya puede considerarse bien posicionada en la vía del éxito. Pero, es posible que cuente con las herramientas y que no sepa utilizarlas adecuadamente, que su implementación no se haya realizado correctamente o no esté optimizada. Para evitar los muchos errores que pueden cometerse, en este sentido, agencias como StartGo ponen todos su conocimientos y experiencia en mejorar la actividad tecnológica dentro de la organización, sin importar el sector al que pertenezca.

Toda empresa debe imponerse una estrategia a seguir en el uso de las nuevas tecnologías. Un plan que garantice la supervivencia dentro del mercado, ya que este apartado significa el respaldo que se necesita para ser más eficientes en la producción, en la gestión y en la promoción de los productos o servicios que se oferten.

Beneficios de las nuevas tecnologías en las empresas

Más que beneficios podría tratarse de una enorme desventaja, como ya se ha visto a lo largo de este artículo. No ser capaces de implementar el uso de las nuevas tecnologías en las actividades de las empresas conlleva a un sendero sin retorno posible. Sin ellas, la caída sería inevitable, el retraso evidente y una más que posible pérdida masiva de clientes y la expulsión final del mercado.

En cualquier caso, sí que existen beneficios palpables, cuantificables y evidentes del uso de las tecnologías en las empresas. Para los nuevos empresarios y emprendedores no existe otro camino, la ruta debe iniciarse y continuar contando con esta ayuda. Y, también, a las empresas ya establecidas no les queda otro camino que implementar de manera eficaz las nuevas tecnologías si no quieren desaparecer.

Sus primeros y más directos beneficios son conocidos por todos; la reducción de costes, la mejora de la productividad y la posibilidad de ampliar el mercado. Pero también hay otros menos conocidos, muy interesantes y de gran utilidad para el buen desarrollo del proyecto empresarial.

Aumento del conocimiento de la propia empresa

El conocimiento de la empresa se amplía y se profundiza gracias a las herramientas tecnológicas. Son capaces de presentar cada uno de los apartados en los que se divide la organización de manera más fácil de entender y controlar, agilizando los procedimientos. Con las nuevas tecnologías se pueden localizar rápida y fácilmente las carencias y necesidades, las fortalezas y sus potencias, dónde se encuentran los fallos y cómo mejorar sus virtudes. Con el acceso mejorado a estos conocimientos, será mucho más sencillo planificar futuras inversiones para mejorar la producción o evitar errores.

Atracción de personal cualificado

Los talentos se ven atraídos por aquellas empresas que mantienen una buena inversión en tecnologías innovadoras. Por lo tanto, no se estará mejorando solo en la automatización de los procesos sino, también, en la capacidad de atracción para crear equipos humanos competentes.

Incremento de la seguridad

La vulnerabilidad de las empresas ante ataques de virus y hackers es notoria en estos días. Con un aumento del presupuesto en este sentido, los controles, cortafuegos, antivirus… que pueden ser utilizados serán más potentes, protegiendo con mayor eficacia todos esos proyectos, informes y estrategias que no deben llegar a manos inapropiadas.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir