Publicidad

La publicidad en la era del coronavirus

Publicidad

La crisis del coronavirus ha influido considerablemente en el funcionamiento de las empresas, que se han visto obligadas a realizar diversos cambios en sus estrategias de marketing para llegar a su público objetivo en función de cómo se va comportando el mercado. Este golpe se ha hecho sentir en todos los ámbitos, desde la confianza del consumidor a las ventas del comercio electrónico y ha obligado a cambiar también las estrategias de publicidad.

La cuestión es que estos cambios no se han limitado solamente a lanzar campañas específicas por el Covid-19, como sucedió en los meses de marzo y abril, sino que la transformación ha sido mucho más profunda.  Se ha cambiado el cómo se lleva a cabo la planificación de la campaña y la manera de competir con otras empresas, se ha incrementado el teletrabajo en las empresas, se ha cambiado totalmente la producción de los anuncios y se ha aumentado el uso de las nuevas tecnologías.

Por ejemplo, los catálogos de las empresas de moda que salieron en verano fueron confeccionados con las fotos que sacaron las propias modelos y en estos últimos meses ha aumentado la presencia de actores no profesionales en los anuncios, en algunos casos los familiares del propio equipo del anuncio que busca talento que pueda grabar sin necesidad de salir de casa.

Pero los cambios que hemos ido viendo este año en los anuncios publicitarios no terminarán cuando acabe 2020. Es obvio que ha sido un año complicado para los anunciantes y todo apunta a que 2021 traerá consigo nuevos desafíos, por muy cansados que estén los profesionales y por mucho que sea un sector que se encuentra ya de por sí en un constante proceso de cambio. Y es que, además de entretener a los consumidores y lograr que desconecten de las cuestiones relacionadas con la pandemia, los anuncios cambiarán la manera en la que se hacen las cosas y qué destacan.

El primer gran cambio que marcará el año 2021 es la explosión de los anuncios virtuales. Esto quiere decir que los anunciantes recurrirán a influencers virtuales o que realizarán creatividades utilizando adtech. Las historias y actores tradicionales serán sustituidos por imágenes creadas mediante esta tecnología. Lo harán porque será necesario recortar los presupuestos y la cantidad de personas que estarán implicados en el proceso de producción de un anuncio, pero sin perjudicar la calidad de los mensajes.

Esta relación con la tecnología se hará patente también en otros ámbitos. Por ejemplo, se prevé que las empresas llevarán al límite la publicidad de pandemia. Los anuncios que apelan a las emociones  la música de piano de los primeros momentos de la publicidad de la pandemia irán dando paso a una publicidad más genérica, relacionada con las consecuencias de la crisis y la incorporación de nuevos espacios a la estrategia publicitaria. Los anuncios en pre-roll en los sistemas de videoconferencia fair play, pero también los equipos de protección brandeados.

Y, para terminar, todo apunta a que se producirán movimientos en la cuestión de la ética  la publicidad. Se prevé que una gran marca hará algún movimiento en valores que tendrá importantes efectos en todo el mercado, es decir, sus decisiones influirán en las estrategias de las otras marcas.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir