Noticias y Actualidad

La tasa rosa: ¿pagan más las mujeres por lo que compran?

tasa rosa

Recientemente se han producido algunos cambios en las normativas sobre los productos de higiene femenina que se cree que cambiarán la manera en la que se consumen. Escocia ha sido la primer región del mundo en ofrecer de manera gratuita este tipo de productos después de aprobar un plan para crear espacios en los que las mujeres puedan coger compresas y tampones sin tener que pagar nada.

Con ello lo que se pretende demostrar es cuán en serio se toma el parlamento escocés la igualdad de género y que se preocupa por eliminar lo que supone una penalización contra las mujeres por algo que no es más que un proceso natural.

De manera paralela, en nuestro país se ha aprobado bajar el IVA de estos productos, que actualmente están tasados con un 10%. En poco tiempo pasarán a estarlo al 4%, al igual que sucede con otros productos de primera necesidad. Por su parte, Canarias ya había eliminado este impuesto en el año 2017, haciendo que estos productos no estuviesen gravados con ningún impuesto.

tasa rosa

No obstante, a pesar de esta ola de cambio, todavía son muchos los países de Europa los que imponen cargas impositivas muy altas sobre los productos de higiene femenina. Es más, en algunos países estos productos tienen unos impuestos más altos que los de la cerveza.

Eso sí, las medidas y campañas de concienciación de los últimos meses han vuelto a poner sobre la palestra la polémica «tasa rosa». No se trata de un impuesto, sino de que existan productos para las mujeres que cuesten más que los genéricos con ediciones «segregadas» por géneros que tengan un precios más elevado.

En primer lugar, el hecho de que esto siga sucediendo está muy relacionado con que tradicionalmente hayan sido los hombres los que se hayan encargado de hacer las leyes y que no hayan entendido que los productos de higiene femenina para la menstruación no son un lujo, sino una necesidad. Y en segundo lugar, se trata de una técnica de marketing para aumentar las ventas y generar mayores beneficios.

A principios de los 90, los productos de cosmética e higiene estaban menos segregados por género, pero las empresas se dieron cuenta de que podían vender más si creaban diferentes opciones para hombres y mujeres y fue así como cambiaron el mercado. Un impacto que ha llegado a todas partes y a todo tipo de productos y que no solo tiene por objetivo hacer creer de que existen «productos para mujeres» y «productos para hombres», sino que además ha hecho que las mujeres paguen más por los productos que adquieren.

Obviamente, la «tasa rosa» existe porque consigue vender el mismo producto a un precio más alto. Lo único que cambia es la manera de presentarlo y que, muchas veces, se incluye en el diseño el color rosa. Se estima que los «productos para mujeres» son un 7% más caros que los «productos para hombres», llegando en algunos casos incluso a valer un 42% más. Según datos de Idealo, las mujeres pagan de media entre un 8% y un 24% más por los productos que compran. Ocurre en perfumes o relojes, pero también en calzado, por ejemplo.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir