Conceptos

La transformación digital en los pequeños comercios

pantallas

Las nuevas tecnologías transformaron las relaciones de oferta y demanda. El intercambio físico entre los clientes y las empresas ha disminuido para darle lugar a un diálogo virtual. Las estadísticas comprueban que millones de personas en todo el mundo se conectan diariamente a Internet a través de sus dispositivos móviles, con el propósito de planificar e informarse sobre sus próximas adquisiciones.

¿Este fenómeno afecta a los comercios de barrio y pequeñas empresas? Definitivamente si. Los negocios con mayor proximidad en las comunidades, enfrentan el desafío de optar por la transformación digital, como una medida para garantizar su preservación y productividad.

El salto a la plataforma e-commerce

La infinidad de opciones disponibles convierten a los consumidores contemporáneos en individuos críticos. Las compras se concretan por tres criterios fundamentales: calidad, precio y atención. En el tejido transmediático la visibilidad es la clave para ser competitivos.  

Definida la transformación digital como la aplicación e integración de las herramientas tecnológicas (online y offline) en las estrategias y operatividad de una compañía. Ella se proyecta como la solución indicada para impulsar las ventas, fidelizar los clientes existentes y captar a los potenciales. Los beneficios del comercio electrónico o e-commerce ya pueden adaptarse a las necesidades de cualquier negocio. Las mercerías ponen de manifiesto que el e-commerce, no es un espacio exclusivo de las grandes corporaciones. Este tipo de comercios ya van por «tercera etapa de adoptar las tecnologías digitales».

La digitalización debe ser un proceso progresivo y orgánico. No existen fórmulas universales y cada pyme tiene necesidades particulares. En el caso de los comercios de barrio, debe ponerse en práctica sin ir en detrimento del trato personalizado que los caracteriza. Esta es una ventaja valiosa, por encima de cualquier rival.

En un escenario donde la onmicanalidad es la base del comportamiento comercial, la transformación digital debe integrar los siguientes componentes:

  • Redes sociales: La presencia en plataformas populares como Instagram, Facebook, Twitter, entre otras, se hace indispensable para expandir la interacción con el nicho, sin límites espaciales. A través de ellas se puede difundir información, ofertas y contenidos diseñados para consolidar la clientela desde la empatía.
  • Página web: Las tiendas online están abiertas las 24 horas del día. Los productos y servicios están siempre disponibles más allá de las fronteras. Cuentan con la estructura necesaria para que cada persona pueda seleccionar y adquirir lo deseado desde la comodidad de un dispositivo móvil. Las páginas web amplían el campo de acción de los comercios de barrio del marco local al mundial.
  • Geolocalización: Estos sistemas puntualizan la ubicación geográfica de los negocios en la red.
  • Aplicaciones móviles: Construyen puentes de comunicación directa con proveedores y público en general. La proximidad es uno de los valores más estimados por el consumidor.
  • Pantallas digitales: Al estar situadas en el interior del local, facilitan la difusión de las ofertas.

El futuro de las tiendas tradicionales

La consolidación inminente del e-commerce, trajo consigo rumores que advertían la desaparición de las tiendas tradicionales. El tiempo ha demostrado todo lo contrario: el comercio electrónico llegó para dotarlas de instrumentos que las enriquecen y potencian su crecimiento.

Algunas mercerías online son ejemplo de la combinación exitosa entre el marketing digital y los espacios físicos. El resultado de estudios recientes evidencian que el mundo virtual y el convencional se complementan. Como hemos podido comprobar, las empresas que tienen un sistema omnicanal han obtenido un aumento del 23% en ventas, por encima de las que usan una estrategia monocanal. Las mercerías son un claro ejemplo de este cambio.

Las tiendas tradicionales y online están destinadas a coexistir y complementarse. Hay varios hechos que lo confirman:

El contacto con la mercancía

Las páginas web tienen el poder de facilitar materiales atractivos sobre los productos: fotografías, vídeos, descripciones técnicas detalladas, reseñas y segmentos comparativos de las opiniones de otros compradores. Estos mecanismos son persuasivos y despiertan el interés.

Los locales físicos, por su parte, ofrecen la posibilidad de tocar y probar los artículos. Se ha comprobado que muchos interesados son motivados por la tienda online para visitarlos y tener una experiencia cercana para concretar sus compras.

Flexibilidad

Las exigencias y gustos de los consumidores son múltiples. El gran reto de los pequeños y grandes entes comerciales, es contar con los canales para satisfacer las diferentes tendencias de compra: desde el ordenador portátil o de sobremesa, hasta el móvil, la tablet, el teléfono o en persona. La versatilidad fideliza los usuarios y conquista nuevos seguidores.

Diferenciación

El mercado está saturado de pymes en constante competencia. Muchas de ellas se enfocan sólo en Google, para obtener la atención de su nicho. El posicionamiento en esta plataforma, depende de una importante inversión de dinero. Los comercios de barrio tienen la capacidad de usar la originalidad de su marca, como instrumento de diferenciación. Si las estrategias digitales se ejecutan para potenciar todo aquello que los hace únicos, se establecerá una conexión más íntima y exitosa con los clientes.

¿Te gustó este post? ¡Suscríbete a nuestra newsletter de marketing, negocios y cultura digital!

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir