Influencers

La vida que nos venden los influencers: ¿todo es real?

influencers

En los últimos tiempos ha ido ganando popularidad el perfil de influencer no que logra erigirse como una voz experta sobre un tema en concreto, sino el que muestra esa vida ideal que a muchos nos gustaría tener. Ese influencer que se encuentra más cerca de la idea de celebrity del pasado, del que vemos su lujosa vida, del que seguimos sus viajes y del que recibimos publicidad de marcas que funcionan como algo deseable.

Y no son pocas la personas que sueñan con convertirse en estrellas de Internet, con llenar sus perfiles de increíbles fotos de viajes, experiencias y comidas que buscan expresar una cierta idea de lujo y de un cierto caché. Porque aspiran a ser, o al menos aparentar, uno de ellos con el objetivo de asentar una imagen de marca que resulte atractiva para las marcas.

Pero, de la misma manera que sucede con muchas cosas en el mundo del marketing con influencers y de las redes sociales, para lograrlo están recurriendo de manera excesiva al humo y a los juegos de espejos. Y es que lo realmente importante para este tipo de influencers no estar viviendo todas estas cosas para vender la idea de estar disfrutando de una vida privilegiada, sino tener las imágenes que creen la ilusión de que es así.

Es así como ha ido surgiendo un ecosistema de lo falso, una economía de servicios que permite crear la ilusión usando humo, aunque este sea de pago. Es decir, se crea la ilusión de que se ha triunfado mediante el alquiler de espacios que hagan creer que ese decorado que muestran es real.

Uno de los mejores ejemplos es el de un grupo de influencers que se convirtieron en motivo de escarnio en Twitter porque publicaron un supuesto viaje en un avión privado cuando lo único que hicieron fue aquilar un espacio en Peerspace por 64 dólares la hora. De esta forma lograron hacer na sesión de fotos para alardear en Instagram.

Obviamente, cuando los usuarios descubrieron el engaño, fueron duramente criticadas en otras redes sociales, pero lo cierto es que no han hecho nada que no estén haciendo ya otros influencers. De hecho, la oferta de espacios para alquilar espacios donde obtener fotos glamurosas es de lo más amplio. Por ejemplo, en Moscú hay un avión privado real que puede alquilarse para hacer fotos , así como una gran variedad de apartamentos bien decoraros para que los “creadores de contenidos” y las marcas puedan hacer sesiones de fotos.

Es verdad que hay algunos museos en el mundo con decorados visualmente atractivos que son el escenario perfecto para este tipo de fotos. La diferencia es que todo el mundo sabe que no son parte de una vida ideal como sí sucede con las imágenes de la economía fake de servicios para influencers. Esto es simple humo y postureo, como cuando algunos influencers lanzan campañas de publicidad falsa para atraer de verdad a las marcas.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir