Publicidad

Las temáticas que han transformado la publicidad en la última década

Si vieras hoy un anuncio de hace 15 años, seguramente te dejaría frío, no llamaría tu atención y el mensaje no calaría en ti. Algo que no resulta nada extraño, ya que el mundo de la publicidad ha experimentado una impresionante transformación en la última década. Del mismo modo que lo han hecho los consumidores y sus expectativas sobre los mensajes de las marcas.

Por lo general, las campañas que han tenido más éxito y que se han hecho virales son aquellas que han ido un paso más allá, aquella que no intenta vendernos cosas y que han incluido algún valor añadido. La última década ha sido la época dorada de la publicidad con mensaje, donde las marcas han tomado partido y se han implicado.

Ha sido la época del empoderamiento de la mujer y de los mensajes feministas. De hecho, los anuncios más virales han sido aquellos que invitaban a replantearse los estereotipos de género y que invitaban a hacer las cosas de otra manera. Uno de los mejores ejemplos es la campaña #LikeaGirl, de Always, una marca de compresas de Procter & Gamble que, a pesar de estar limitada a determinados mercados, se hizo famosa a nivel internacional. Convirtiéndose en la primera muestra de un fenómeno global. Los consumidores continúan recordándola y lo hacen además de un modo positivo.

Pero también de los principios y de la política. Las campañas más populares y las que han tenido un efecto más amplio han sido aquellas que han apostado por principios. A pesar de que, tradicionalmente, las marcas han sido muy reticentes a implicarse con las cosas y a conectar de manera clara con una ideología concreta, en la última década la política y los principios se han convertido en lo que los consumidores esperaban de ellas. Las compañías que se implicaron con cuestiones variadas han sido muchas y de muchos tamaños, tocando cuestiones como el medioambiente, la igualdad o la supervivencia de las pequeñas tiendas.

Por ejemplo, Coca Cola lanzó en el año 2014 un anuncio en el que recordaba el tradicional peso de los inmigrantes en la sociedad estadounidense, justamente cuando la administración Trump estaba siendo más negativa en inmigración.

Y, evidentemente, leer el momento y conectar con ello puede ser uno de los motores más claros que ayuden a reposicionar a las marcas y sus mensajes. Saber leer el momento puede hacer que las marcas vuelvan a ser relevantes. Es lo que sucedió, por ejemplo, con Burger King, que consiguió volver de entre los muertos después de cerrar la década anterior con una reputación y una imagen que no pasaban por su mejor momento. Y lo logró apostando por campañas publicitarias arriesgadas y divertidas que conectaban muy bien con el momento cultural y con los consumidores, pasando a ser año tras año la reina del viral.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir