Marketing

Los envíos rápidos de Amazon: ¿Una estrategia rentable?

A la hora de conectar con los consumidores, uno de los aspectos más importantes dentro del comercio electrónico son los envíos.  En los últimos años, las tiendas online no han dejado de trabajar para ofrecer a los clientes envíos gratuitos, rápidos y eficientes, lo que en muchos casos ha dependido de las agencias de mensajería con las que trabajaran. Pero, en las principales ciudades, los gigantes del comercio electrónico trabajan ya con franjas incluso de horas. Pero lo cierto es que la mayoría puede ya permitirse hacer envíos en 24 horas, de modo que el cliente pueda disfrutar del producto que ha comprado al día siguiente.

La cuestión es que esta estrategia que ha obsesionado a las tiendas online durante años no resulta tan rentable como en un principio pudiera parecer. La cuestión es que la sociedad se ha ido concienciado cada vez más con el medio ambiente, por lo que muchos consumidores prefieren esperar un poco más para recibir su pedido si el envío es más responsable.

Pero, además, las empresas están perdiendo mucho dinero intentando minimizar los tiempos de entrega e intentando ser mucho más rápidas. Uno de los mejores ejemplos lo encontramos en Amazon. El gigante del comercio electrónico ha convertido los envíos rápidos en su principal seña de identidad y en el principal atractivo de su programa premium.

La cuestión es que, aunque los consumidores pagan una suscripción anual por disfrutar de envíos rápidos, la realidad es que la estrategia no está resultando rentable, ya que Amazon debe destinar una gran suma de dinero para ello. Solamente en el tercer trimestre de 2019, Amazon gastó más de 9.600 millones de dólares en envíos, 500 millones más de lo que tuvo que dedicar en la pasada campaña de Navidad. Con lo cual, se prevé que la cifra del cuarto trimestre sea más alta. Eso sí, también se prevé que las ventas aumentarán, ya que los clientes están comprando más productos y con mayor frecuencia.

El problema es que el peso de la logística y los envíos también obliga a Amazon a contratar a más personal. En el tercer trimestre de 2019, Amazon ha tenido que contratar alrededor de 1000.000 empleados en todo el mundo, ampliando de esta forma su plantilla con el equivalente a una ciudad de pequeño tamaño, como Santiago de Compostela.

Estas cifras tienen un gran impacto sobre su balance financiero. De hecho, es la primera vez en dos años que los beneficios de Amazon no crecieron con respecto al año anterior. Aunque ingresó casi 70.000 millones de dólares en venta, únicamente obtuvo unos beneficios de 2.100 millones de dólares. Y es que gestionar todos esos envíos supone un importante lastre económico. A pesar de lo cual, Amazon considera que su estrategia es positiva a largo plazo.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir