Noticias y Actualidad

Los hábitos de consumo en tiempos del Covid-19

hábitos de consumo

La crisis del coronavirus ha sido el tema que, de manera indiscutible, ha protagonizado la actualidad en 2020 y que ha transformado por completo el mercado. Desde que la pandemia empezara a propagarse por todo el planeta en el mes de marzo, las cosas han mutado a niveles inesperados y los responsables de las marcas se han visto obligados a adaptar su estrategia y sus posiciones para conectar con unos consumidores que han cambiado por completo en muy poco tiempo.

No se trata únicamente de que hayan surgido nuevos perfiles de consumidores, sino que se han tenido que llevar a cabo algunas modificaciones en las estrategias de marketing y en los mensajes con los que se busca conectar con el consumidor. En los tiempos que corren, la estrategia de marketing tiene que ser distinta, enfocándose en puntos diferenyes a los que regían la agenda en la situación pre-Covid.

Esto esta relacionado con el hecho de que el mercado haya cambiado. Las cosas se han reajustado y, en consecuencia, también lo han hecho las expectativas de los consumidores. Las empresas tienen que tener en cuenta esa realidad cuando valoran el camino que van a seguir. Actualmente, son tres las tendencias que, según Forrester, marcarán el consumo den el mundo post-coronavirus y que transformarán el devenir de las empresas.

Crece la preocupación por la ética de los productos

Uno de los cambios anteriores a la llegada del Covid-19 fue que los consumidores empezaran a preocuparse por la ética de los productos que consumían. Buscaban empresas con valores y habían empezado a dejar de consumir en aquellas que no encajaban con su forma de pensar. La  pandemia ha cambiado por completo los patrones de consumo y las expectativas de los usuarios, que primero se preocupan por las cuestiones sanitarias de la crisis y después por las consecuencias económicas a medio plazo.

No obstante, las personas no han renunciado a consumir de manera ética. De hecho, un 38% de los consumidores afirma que intenta consumir productos de marcas que sean ecológicas y un 43% que proporcionen un buen trato a sus trabajadores.

Pero, aunque esto es lo que ocurre ahora, puede que en un futuro cercano el precio termine por imponerse a la ética. El 56% de los italianos y el 54% de los españoles creen que el precio se posicionará como el factor más decisivo a la hora de adquirir los productos y servicios que necesiten. Así pues, los profesionales del marketing se encuentran en una posición muy compleja. Tienen que seguir dejando claro que son buenos para la sociedad, pero también sumarse a la carrera de precios que empezará en breve.

La crisis ha acelerado la transformación digital

Resulta evidente que, durante el confinamiento, los europeos hemos estado más conectados a Internet que nunca. Sobre todo para acceder a entretenimiento, leer las noticias y para conectar con las marcas, lo que ha hecho que las pymes no hayan tenido más remedio que dar el salto al comercio electrónico.

Según las previsiones, las ventas online crecerán casi un 20% en los principales mercados europeos antes de terminar el año. Por esta razón, las marcas deben trabajar más que nunca en el canal digital y cuidar más que nunca su presencia dentro de este entorno.

La confianza será un elemento decisivo

Como ya se evidenció durante la crisis económica de 2008, en momentos complicados los consumidores terminan gastando solamente en los que confían y en el momento en que confían. Gastar mucho dinero inspira cierto temor y las empresas que son capaces de generar confianza y que son un valor seguro se convierten en lo que aparentemente es más recomendable.

Todo apunta a que en la crisis del coronavirus ocurrirá lo mismo y que será más difícil convencer a los consumidores de comprar y, sobre todo, que lo hagan con una empresa concreta. Si a esto le añadimos que en el mercado laboral se respira una sensación de incertidumbre con respecto al futuro, es fácil de entender que los consumidores sean más reticentes ante estas cosas. Con lo cual, las empresas deben aprender a ganarse su confianza y asentarse como una presencia fuerte y consolidada, lo que no es nada sencillo.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir