Noticias y Actualidad

Madrid apuesta cada vez más por el alquiler de locales, oficinas y garajes

trabajar desde casa

El mercado inmobiliario de Madrid está pasando por una etapa bastante convulsa. La subida de los precios de los alquileres en las viviendas está provocando un rechazo frontal por parte de los inquilinos, que cada vez lo tienen más complicado para poder hacer frente a los gastos derivados de la vivienda con sus sueldos. Una situación que repercute a ambas partes ya que los propietarios están viendo cómo cada vez es más difícil alquilar una vivienda.

Es en este panorama en el que se está comenzando a registrar una tendencia en la gran capital madrileña. El alquiler de locales en Madrid está subiendo posiciones como la opción predilecta para los propietarios. El rendimiento de activos hasta ahora alternativos como son los locales, los garajes o las oficinas, está creciendo por momentos, y eso está generando un gran interés para los propietarios que buscan otras formas de rentabilizar sus inversiones.

Soluciones que se están convirtiendo en el complemento ideal para las inversiones en vivienda para alquilar y que poco a poco van demostrando su alta rentabilidad junto con otras propuestas como los cada vez más solicitados trasteros, o incluso junto con la venta de locales. El territorio madrileño está siendo el principal testigo de ello, a pesar de que no es el lugar con el mejor retorno en esta inversión. Puede que ahí se esté generando menos dinero por este tipo de alquileres, pero es donde más se está realizando.

Crecimiento anual en el alquiler de locales en Madrid y toda España

Las cifras recogidas recientemente lo dejan de manifiesto. En el cierre del primer trimestre de 2019  la rentabilidad media de oficinas y garajes alcanzaba el 9,7% y el 6,7%, unas cifras muy por encima de las registradas en el mismo periodo del año anterior. Este aumento general es el principal factor que ha impulsado los alquileres de este tipo dado que los propietarios han visto con total claridad un nuevo filón que puede ofrecer un gran retorno.

Las ciudades que se llevan los porcentajes más altos de rentabilidad son Lugo para los locales comerciale  con un 11,6%; Sevilla para las oficinas con un 10,3% y Toledo para los garajes con un 7,3%. Cada uno capitanea cada categoría con los márgenes más altos alejándose en mayor o menor medida de una Madrid que recoge un 8%, un 6,7% y un 5,2% respectivamente.

El hecho de que los locales sean lo más rentable en la capital, algo que ha tenido lugar tras un retroceso en los otros dos tipos de activos, ha hecho que Madrid se haya vuelto especialmente interesante para quienes deciden invertir en este tipo de inmuebles y buscan opciones de venta. Pero más aún, ha despertado el interés en el alquiler de trasteros cuya rentabilidad puede llegar a alcanzar niveles que rondan el 10%, siendo una de las opciones que más tracción está consiguiendo, sorprendentemente.

Gran Vía, el ejemplo perfecto de la tendencia

Uno de los lugares más paradigmáticos de Madrid en lo referente al alquiler de locales es la Gran Vía. Desde el comienzo de la crisis económica en 2007-2008 esta zona de la capital, que hace tan solo un año solo tenía un 5% de superficie alquilable (la cual pretende expandir al 20% en los próximos años), ha tenido un continuo movimiento en el aspecto inmobiliario.

Cambios de propietarios, cambios de alquileres, ocupación de locales vacíos, disponibilidad de locales antes ocupados… El movimiento inmobiliario en esta zona se está moviendo casi al mismo ritmo que la vida que fluye por ella a diario. Es uno de los puntos clave de la capital y los negocios hacen todo lo posible por hacerse un hueco en él para crecer, algo que está beneficiando especialmente a sus propietarios.

No obstante, esta constante demanda registrada en la zona también sirve de ejemplo para una realidad que se extrapola a toda la ciudad: el aumento de las rentas. En 2015, las cifras eran de unos 240 euros por metro cuadrado (poco más de 100 en el año 2007). Actualmente, el precio medio del metro cuadrado en la Gran Vía supera los 270 euros. Así, por ejemplo, un local de unos 40 metros cuadrados tendría un alquiler de unos 10.800 euros mensuales.

Esta variación de precios no ha hecho más que aumentar los márgenes de beneficio para los propietarios y, por ende, demostrando ese crecimiento de la rentabilidad que tanto está empujando este tipo de alquileres en el sector inmobiliario. Esta arteria de Madrid es la prueba fehaciente de ello, pero es tan solo uno de tantos casos que se están reflejando en todo el país.

¿Qué se espera en los próximos años?

El futuro, a pesar de la incertidumbre que rodea al sector inmobiliario en general, parece más que brillante para estos alquileres. La demanda de locales, garajes, oficinas y similares seguirá aumentando en la ciudad y los precios seguirán creciendo. De hecho, se espera que este aumento se registre sobre todo en los trasteros dado que están teniendo un meteórico ascenso en prácticamente todo el país. Madrid está siendo testigo de este crecimiento tan particular a nivel inmobiliario, algo que está demostrando a su vez el auge del sector empresarial al buscar más y más locales para negocios, como también que los precios no van a tener intención de bajar.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir