Noticias

Marcas que no experimentan con animales (y las que sí lo hacen)

El sector de la cosmética es y ha sido uno de los que más ha experimentado con animales a lo largo de los años, probando sus distintos productos e ingredientes en ratones, monos o conejos antes de lanzarlos al mercado, con el objetivo de garantizar que son seguros e inocuos para los seres humanos. El caso es que este tipo de pruebas pueden ocasionar dolor y daños irreversibles a los animales, dejándolos ciegos, con problemas de por vida o, lo que es peor, ser mortales. 

Además, hay que tener en cuenta que, hoy en día, hay una amplia variedad de ingredientes cosméticos establecidos y métodos que no usan animales para medir la inocuidad, por lo que no hay razón para continuar realizando pruebas en animales para obtener los mismos efectos. 

Por eso, muchos países están valorando ya la inclusión en su legislación de la prohibición de las pruebas con animales en la fabricación de productos cosméticos. Esto evitaría el sufrimiento de cientos de animales por causas innecesarias y superfluas, encajaría con la sensibilidad de los consumidores, mejoraría la imagen del país de cara a las exportaciones y podría ayudar al desarrollo de la investigación tecnológica y científica.

La cuestión es que, en tiempos de cultura corporativa y marcas socialmente responsables, sorprende ver que algunas de las grandes corporaciones siguen experimentando con la vida animal para probar sus productos. Sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un tema que preocupa cada vez más a los consumidores. De hecho, muchas personas prefieren productos que no hayan causado sufrimiento animal.

Afortunadamente, cada vez son más las marcas que se suman al “Cruelty Free”, y por estos términos queremos comenzar: por las marcas que son responsables con la vida animal.

¿Qué significa ser una marca Cruelty Free?

La etiqueta “Cruelty Free” certifica que el producto que se está comprando no ha sido testado en animales, ni el producto final ni los ingredientes que lo componen. Con lo cual, la responsabilidad no solamente recae sobre la marca que lo vende, sino también sobre aquellas empresas que hayan sido contratadas y que forman parte del proceso de producción. Si alguna de ellas usa animales para probar sus ingredientes, el producto no podrá llevar la etiqueta “Cruelty Free”.

En la mayor parte de los países, las empresas o marcas que venden productos “Cruelty Free” muestran en sus envases un logo o un símbolo que certifica que no han sido testados en animales. Normalmente, imágenes o siluetas de conejos. En cualquier caso, la organización Cruelty Free International  cuenta con un apartado de compra responsable, donde es posible buscar por empresa o marca, así como por tipología de producto, de manera que todos los resultados que podemos ver en la página son respetuosos con los animales.

Eso sí, no hay que un producto sea “Cruelty Free” no quiere decir que sea vegano, ya que los ingredientes que lo componen podrían ser de origen animal, como es el caso de la miel, los ácidos lácticos, la queratina, la cera alba, el sebo, la guanina, la lanolina, el carmín, la baba de caracol o el escualeno. En este caso ocurre lo mismo. Un producto puede ser vegano pero haber sido testado en animales, por lo que una cosa no implica la otra.

Marcas que no experimentan con animales

Tal vez sorprendan sus diseños chillones y algo estrafalarios, pero lo cierto es que la marca de Agatha Ruiz de la Prada, que también tiene sección cosmética, es una de las que no experimentan con animales. Tampoco lo hacen Avène, Babaria ni Kinesia, que ya lo predican en su cultura corporativa, así como Vitesse, Yves Rocher, Dove, Garnier, Kenzo, Lactovit, Nivea, Tulipán Negro o The Body Shop (a pesar de haber sido adquirida por L´Oreal, que sí experimenta con animales).

Alquimia, Eugenne, Campos de Aloe, Eucerin, Lush, Freshly Cosmetics y la castiza Heno de Pravia (¿quién no ha tenido una madre o una abuela que usaran sus pastillas de jabón?) son otras de las marcas que nos tranquilizan en cuanto a su experimentación con animales.

También las marcas más exclusivas son Cruelty Free: Chanel, Clarins, Llongueras, M.A.C. y Talika tampoco experimentan con los animales.

Marcas que sí experimentan con animales

No obstante, gran parte de las marcas que forman parte de nuestro día a día no son tan fiables como podíamos suponer. La mayoría de las marcas pertenecientes a la multinacional Procter&Gamble son claramente pro experimentación animal.

Esto incluye marcas para el cuidado del cabello como H&S, Herbal Essences, Pantene Pro-V, Wella Professional, Sebastian Professional o Wash & Go.


Asimismo, Braun, Satin-Pro, Olay, Max Factor, Gillette, Oral B, Clinique, Victoria’s Secret, Johnson&Johnson, Giorgio Armnani, L’Oreal, Dior, Estée Lauder, Channel, Fluocaril, Kukident, marcas de cosmética muy conocidas, y las exclusivas Hugo Boss, Lacoste, Dolce & Gabanna, Valentino o Escada también pecan de experimentación animal.

En productos para el hogar, Procter & Gamble es dueña de Ariel, Fairy, Ace (lejía), Don Limpio y Viakal, así como de los alimentos para mascotas Eukabana e Iams, también sospechosos de experimentación animal.

Otra de las grandes corporaciones que experimenta con animales es Unilever, dueña de marcas para el cuidado personal tan conocidas como Axe (desodorante), Dove (cremas hidrantes y desodorante), Pond’s (cremas hidratantes), Rexona (desodorante), Signal (dentífrico), Timotei, TRESemmé, Lux o Sunsilk (champús, jabones y geles).

En cuidado del hogar, Unilever posee a Mimosín, Skip. Omo y Radiant, entre otras, y si vamos a alimentación, son productos Unilever la marca Calvé, Flora (conocida por su mantequilla), Hellmann´s (mayonesa), Knorr (sopa), Ligeresa (mayonesa dietética), Lipton (té), Maizena o Tulipán (mantequilla).

Quizás la empresa más sorprendente porque experimenta con animales sea Johnson and Johnson, una multinacional muy conocida por sus productos para bebés. Pero efectivamente, sus marcas están acusadas de esto. Son las siguientes:

Para el cuidado del bebé, Natusan, Jonhson´s Baby y Baby Center, entre otras. Para el cuidado del cabello y la piel, marcas tan conocidas como Clean & Clear, Roc o Neutrógena. Para el cuidado sanitario, Compeed, y para el cuidado bucal, Listerine. Productos típicamente femeninos sospechosos de experimentación animal son Care Free y O.B. (marca de tampones)


¿Te gustaría publicar contenido que capture la atención de tus clientes potenciales y que les genere emociones positivas? Para más información, puedes hacer click aquí: plan de marketing de contenidos.


En el cuidado del hogar, Johnson and Johnson posee Glade (ambientador) y Raid (matamosquitos) entre otras.

Menos conocida es la empresa Reckitt & Benckiser, que tiene entre otras marcas Harpic o Woolite.

La que sí es más conocida es la glamorosa marca L´Oreal, que se perfila como una de las firmas más crueles en lo que a experimentación animal se refiere. Suyas son L´Oreal Paris, Garnier, Maybelline NY, Kerastane, Redken, Lancaster, Biotherm, Giorgio Armani, Ralph Lauren, Cacharel, Diesel, YSL Beauté, Vichy, La Roche, Inneov y Helena Rubistein.

Si bien L´Oreal ha comprado la empresa The Body Shop, ha declarado que no ha cambiado las políticas de la misma, por lo que The Body Shop, en principio, sigue siendo la única “marca inocente” de L´Oreal.

Actualización Septiembre de 2021

Muchos usuarios nos preguntan por las marcas que aparecen en este artículo. Este artículo se publicó en 2014, por lo que ha habido cambios en esta lista. Remitimos a los lectores a las fuentes del mismo, que se actualizan constantemente: PETA y Leaping Bunny 


¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestra Newsletter!

32 de comentarios

32 Comments

                Dejar un comentario

                Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







                Subir