Marketing

Neuromarketing: ¿qué es y cuáles son sus ventajas?

neuromarketing

Podemos definir el neuromarketing como la disciplina que se ocupa de analizar el proceso de compra y, especialmente, el proceso de la toma de decisiones de los usuarios o potenciales clientes antes de adquirir un producto o servicio y, obviamente, después de la compra. Su principal objetivo es dar con la fórmula para optimizar la tasa de conversión de los productos y servicios de una empresa, junto con el análisis del comportamiento del público objetivo.

El estudio sensorial y neuronal detrás del mundo de la comunicación, y sobre todo de la publicidad, es algo cada día más sofisticado y complejo. Las empresas buscan fidelizar a sus clientes y mejorar constantemente sus productos y servicios para aumentar sus ventas y, para ello, es necesario encontrar la fórmula perfecta para conectar con ellos.

La finalidad es descubrir cómo actúa el subconsciente de los usuarios, ya que gran parte del proceso de decisión se lleva a cabo desde el subconsciente. De hecho, el 95% de la toma de decisiones no proceden de nuestra parte racional, sino de la parte emocional. Conociendo el subconsciente, podemos adelantarnos a sus decisiones sabiendo, casi con total seguridad, que finalmente terminarán comprando.

¿Cómo funciona el neuromarketing?

En la actualidad, los consumidores son bombardeados a diario con múltiples formas de publicidad, que en muchos casos puede llegar a resultar incluso intrusiva y poco sutil. Es bastante probable que estos anuncios no estén cumpliendo con su función. Por esta razón, lo que buscan las técnicas de neuromarketing es la eficacia en la toma de decisiones. Averiguar qué tipo de estímulos captan mejor la atención de los usuarios y cómo influye en ellos

Cada día resulta más obvio que si las marcas quieren llegar a los consumidores y a su público objetivo ya no es necesario solamente contar con un buen producto. Hoy en día, la experiencia de usuario es tan importante o más que el producto en sí. La cuestión es que, para poder conectar con ellos, es necesario despertar las emociones de los consumidores mediante el storytelling y el marketing emocional.

Estas dos herramientas nos permiten apelar a las emociones de los usuarios, contándoles historias donde la marca juega un papel clave pero no determinante. La idea es hacer sentir a los consumidores los protagonistas de esa historia. Es aquí cuando aparece en escena el Neuromarketing, una disciplina que combina el marketing con la neurociencia para poder conectar con los consumidores de una manera  más sencilla, analizando y profundizando en su forma de actuar durante el proceso de compra, y de este modo averiguar cuáles son sus necesidades y deseos y satisfacerlas a través de nuestros productos y servicios.

Ventajas del neuromarketing

A diferencia del marketing tradicional o la implementación de otras estrategias de marketing, la principal ventaja del neuromarketing es cómo atraer a nuestros potenciales clientes con nuestras técnicas publicitarias. El neuromarketing nos permite medir los estímulos del consumidor sin tener que hacer encuestas o entrevistas, como en el marketing convencional.

  • Descubrir nuevos puntos de vista: proporciona un punto de vista distinto a los análisis de mercado o investigaciones tradicionales. De esta forma, podemos medir la influencia de cada detalle a la hora de planificar nuestras campañas y obtener información valiosa para llamar la atención de nuestros potenciales clientes, perfilar nuestro mensaje y conectar con ellos.
  • Fortalecer la imagen de marca: el neuromarketing ayuda a enfocar la comunicación y la imagen de marca de la empresa hacia las necesidades reales del usuario.
  • Es mucho más preciso que otros tipos de marketing: el neuromarketing adopta una posición objetiva sobre la manera de pensar y de comportarse de los usuarios. El hecho de poder analizar cuestiones que desconocen o no pueden ocultar de ellos, genera una mayor fiabilidad.
  • Mejora las estrategias de marketing en el punto de venta: el neuromarketing permite conocer el recorrido que, normalmente, hacen los clientes dentro de la tienda, de forma que podemos averiguar qué sitios destinar a un producto para favorecer su adquisición. Por ejemplo, podemos calcular cuáles son los elementos que más llaman la atención en el escaparate para aumentar las posibilidades de atracción en los establecimientos físicos.
  • Estudiar al consumidor de manera no intrusiva, sin hacerle preguntas o análisis de mercado. De esta forma, también es posible valor no sólo el consciente, sino también el subconsciente, lo que, obviamente, ayuda a tener más éxito.
  • Detecta patrones de comportamiento habituales y escalables: mediante la causa-efecto de los estímulos que proporcionamos a los consumidores, podemos construir patrones de comportamiento que nos reportan datos muy valiosos para planificar campañas y productos mejorados para nuestro público objetivo. Una vez tengamos el modelo de conducta creado, podremos escalarlo a otros productos, campañas y diseños de una manera mucho más sencilla.
  • Mejora la experiencia del consumidor: conocer más a nuestros consumidores nos permite acercarnos a ellos, a sus pensamientos y a sus necesidades. Gracias a ello, podemos mejorar la experiencia del usuario, tanto en cuestiones de usabilidad y diseño como del propio proceso de compra. Y, de esta forma, podemos generar un mayor beneficio tanto para el usuario como para la marca.

En definitiva, invertir en neuromarketing supone invertir en un mayor éxito para nuestros productos o servicios. El hecho de que podamos encontrar nuevos caminos nos permite demostrar la influencia y el atractivo de una campaña, mejorar desde el punto de vista creativo, comprobar qué es lo que fomenta la decisión de compra y, en resumen, proporcionar contenidos enfocados principalmente a las necesidades de los consumidores.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir