Marketing

¿Nos espían a través de los móviles con fines publicitarios?

En los análisis de los medios que circulan de boca en boca entre los consumidores y en las redes sociales una de las cuestiones más frecuentes es si nos están espiando a través de nuestros móviles para ofrecernos anuncios que se ajusten a nuestros intereses. El sector deja claro que no, que esta clase de espionaje entraña demasiada complejidad como para que compense desde el punto de vista económico.

Sin embargo, hay quienes van encontrando pruebas al respecto, como el periodista de Vice, que decidió decir frases relacionadas con productos junto a su smartphone y vio como su muro de Facebook se llenaba de anuncios vinculados a ellos, sin tan siquiera haber realizado nunca la búsqueda. Lo único que había hecho era comentarlo en voz alta. Con lo cual, resulta inevitable no pensar que realmente estamos siendo escuchados de permanentemente.

Pero sea verdadero o falso, lo cierto es que esta cuestión se ha convertido en un grave problema para el sector. Independientemente de si nos espían o si todo es una leyenda urbana, la realidad es que los consumidores están convencidos de que realmente están sometidos a un continuo espionaje y de que la publicidad que les persigue está basada en sus conversaciones privadas.

Según un reciente estudio llevado a cabo por Nixplay, para algunos puede parecer sorprendente, pero para los estadounidenses es algo habitual, ya que han tenido multitud de experiencias de este tipo, en las que los anuncios estaban relacionados con conversaciones que habían tenido previamente.

Los millenials lo tienen claro

Más de la mitad de los consumidores creen que sus móviles les espían para poder personalizar sus anuncios en base a lo que dicen en sus conversaciones. En el caso de los millenials el porcentaje alcanza el 60%. Además, se trata de una creencia transversal que no tiene nada que ver con que la gente cree que sus móviles les espían tengan menos conocimientos sobre la tecnología y sobre su funcionamiento.

En cambio, un ejecutivo de Facebook ha explicado que todo responde a un «sesgo humano». Si hemos estado hablando sobre algo en concreto, es mucho más probable que después nos fijemos en los anuncios que nos muestren ese producto o servicio y que, de lo contrario, habrían pasado completamente desapercibidos para nosotros. Esta es la explicación que ofrece la red social al respecto para alegar que no se está llevando a cabo ninguna labor de espionaje a través de escuchas.

Es cierto que la psicología puede explicar esta cuestión, pero la realidad es que, no por ello, los consumidores van a dejar de atar cabos. Si pensamos que cada vez están más preocupados por su privacidad en Internet, las marcas y empresas tendrían que tener más presente cómo esta creencia está afectando de manera negativa a su reputación.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir