Emprendimiento

¿Qué pueden hacer las empresas para tener una mayor solvencia y liquidez?

Cuando hablamos del aspecto financiero de una empresa hay dos conceptos que resultan fundamentales. Estos son la solvencia y la liquidez. Con solvencia nos referimos a la capacidad de una empresa para responder a sus responsabilidades financieras en tiempo y forma sin dejar en desequilibrio sus recursos. La liquidez, por otro lado, apunta a la cualidad de un activo empresarial para convertirse en dinero. 

En todo negocio es importante que tanto la solvencia como la liquidez se mantengan en niveles óptimos, pues de ellas depende la capacidad de pago final. Es fundamental cuidar ambas magnitudes ya que de lo contrario se pueden generar problemas en las finanzas a corto y largo plazo. Para lograr un óptimo control se necesita, pues, no solo de personal capacitado y buenos aliados comerciales, sino también de recursos estratégicos como un software de gestión de tesorería.  

Este recurso permite automatizar procesos muy importantes a nivel financiero y gestionar de la mejor manera la conectividad entre bancos y empresas. Así se puede llevar un control riguroso de los datos empresariales, mantener en un nivel óptimo la productividad y ajustar lo más posible el modelo de negocio al mercado actual.

Claves para aumentar la solvencia y la liquidez

Perder por completo la solvencia o la liquidez en una empresa puede ser motivo para un cierre definitivo. El fin de un negocio depende, sin duda, de estas magnitudes casi por completo. Por ello es importante considerar qué herramientas o acciones son clave a la hora de fortalecer ambos aspectos por igual.

Optimizar estratégicamente la liquidez de una empresa es una labor propia de la gestión de tesorería. Este aspecto consiste en asegurar que existen en el negocio los fondos suficientes para efectuar pagos en tiempo y forma, es decir cumpliendo con los plazos pactados y haciéndolo en la divisa correspondiente. 

Aprovechar herramientas como un software de gestión es una de las claves para aumentar la liquidez. Esta permite, entre otras cosas, llevar un mejor control del flujo de caja, definir con exactitud los tiempos de pago, revisar el cobro de deudas y aumentar, en definitiva, el control financiero. Llevar un control de las finanzas de forma automatizada puede influir incluso en las posibilidades de inversión a futuro. 

Otros aspectos como contar con un fondo de ahorros o emergencias, crear acuerdos con proveedores y considerar el servicio de factoring pueden ser excelentes para aumentar la liquidez de manera gradual y asegurar la estabilidad comercial de una marca.

Por otro lado, la solvencia debe ser atendida con el mismo interés. Entre las principales recomendaciones para aumentar esta magnitud empresarial destacan principalmente el ahorro de una parte de los ingresos y el planteamiento de estrategias para obtener nuevas ganancias. Es fundamental, pues, que siempre exista un “colchón” para estar seguro ante emergencias o imprevistos, y que se planteen a su vez formas de aumentar las ventas. 

Reducir el dinero invertido en tareas diarias es otra de las claves para aumentar tanto la solvencia como la liquidez. Para esto la clave es hacer más en menos tiempo, nuevamente el mejor aliado en este camino es el software de gestión, pues permite automatizar casi la totalidad de labores contables y financieras. A esto se suman las ventajas de reducir el margen de error y poder llevar el control total de datos en un solo lugar.

La economía de una empresa es el pilar sobre el que se asientan todas las demás acciones. Aumentar la solvencia y la liquidez deberá estar siempre entre los principales objetivos cuando se piensa a futuro y de manera competitiva. 

1 Comment

1 Comment

    Dejar un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







    Subir