Social Media

Social Media marketing ¿está llegando a su fin?

Social Media marketing

Cuando las redes sociales aparecieron en nuestras vidas hace unos 15 años, los profesionales del marketing empezaron a venderlas prácticamente como si fueran la panacea. Eran «gratis» y su retorno de la inversión era muy elevado. Y, como todo era muy novedoso y muy moderno, los consumidores fluían rápidamente, abriéndose perfiles en las redes de forma masiva.

Sin embargo, por mucho que se empeñaran en decir en todas las charlas y conferencias habidas y por haber que todo era gratis, la realidad es que no lo era realmente. Para empezar porque, para poder obtener beneficios de las redes sociales, era necesario contratar a profesionales que supieran de lo que se hablaba y que administraran estos contenidos de manera eficaz. Con lo cual, incluso contratando al «sobrino del jefe», la gestión tenía un coste.

Pero además, las propias redes sociales tampoco eran exactamente un servicio gratuito. Antes incluso de que los cambios de algoritmo obligaran a pasar por caja para aparecer antes en el muro de los usuarios, las empresas ya partían con desventaja. Las redes sociales eran las dueñas de los datos, no las empresas que creaban los contenidos y atraer a los consumidores.

Ahora, más de 15 años después, las empresas saben perfectamente que las redes sociales nada es gratuito y empiezan a preguntarse si de verdad vale la pena estar presente en esos escenarios. Algunas empresas han restringido su actividad a determinadas redes sociales y han ido eliminando perfiles o dejándolos sin actividad porque el ROI era mínimo o inexistente. Y es que, actualmente, la estrategia de Social Media depende en exceso de las herramientas de pago y muy poco de lo que se consigue de manera orgánica.

Por otro lado hay que mencionar que la mala fama de las redes sociales ha ido en aumento y el miedo de los usuarios a cómo se manejan sus datos y a perder su privacidad se ha convertido en un lastre. Algunas empresas de nicho incluso han apagado sus perfiles sociales por completo, porque no quieren ser cómplices de las redes sociales y su uso de datos. Otras abandonaron públicamente Facebook y la situación de las últimas semanas en la empresa de Silicon Valley no ha hecho más que hundir más la reputación de las redes sociales.

Así pues, cada vez son más los que consideran que son entornos tóxicos. La gran pregunta es la de si a las marcas les merece la pena continuar en este mundo. ¿Puede su reputación terminar resintiéndose por culpa de lo que hacen las redes sociales? De hecho, el debate ya ha llegado a los análisis de las consultoras más importantes del planeta.  Por ejemplo, una de las analistas de Forrester se plantea si ha llegado el momento de que las empresas rompan por completo con las redes sociales.

La cuestión es que hay datos que hacen que la situación sea compleja para las compañías. Únicamente el 14% de los consumidores confía en lo que lee en las redes sociales, el 37% considera que los Social Media hacen más mal que bien y un 40% admite que ahora usa las redes sociales menos que antes.

Por lo general, con el entorno social, se relacionan comportamientos negativos, como fake news, bullying y problemas de privacidad. Por tanto, estaríamos hablando de un entorno problemático en el que las marcas tendrían que cuestionarse cómo les puede afectar.

Puede que los profesionales del marketing hayan estado viendo durante mucho tiempo las cosas de color de rosa cuando analizaban el funcionamiento de las redes sociales y cómo les servían para conectar con los consumidores. Muchos se equivocaron al leer las expectativas de los consumidores. No sólo están publicando más mensajes en más etapas de venta de los que los consumidores quieren, sino que además quizás tienen expectativas más altas.

Solamente el 32% de los usuarios cree que los contenidos de marca son más interesantes en las redes sociales y solamente un 24% cree que es «cool» asociarse a una marca en las redes sociales. Es más, las marcas son percibidas como esa persona pesada que entra en una fiesta sin ser invitada y que además domina las conversaciones. 

En definitiva, las redes sociales no son el paraíso de las marcas y tal vez no lo hayan sido nunca, aunque antes de borrarlas completamente de la estrategia de marketing, debemos hacer examen de conciencia. ¿Qué ROI recibe realmente tu empresa de este canal? Si tienes buenos datos y fans entregados, puedes seguir con tu estrategia. De lo contrario, no pierdes mucho por pasarte a otra cosa.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir