Tecnología

Televisión tradicional VS Plataformas de VoD

Desde mediados del siglo XX, la televisión tradicional ha sido el medio de comunicación y entretenimiento dominante, pero ahora este reinado parece haber llegado a su fin. En los últimos años, la televisión ha empezado a tener problemas de audiencias frente a los servicios de streaming que cada vez disfrutan de una posición más consolidada en el mercado.

Las plataformas de VoD (Vídeo bajo demanda) cada día aumentan más sus ingresos en todo el mundo, alcanzando cifras millonarias. Según datos de Digital TV Research, solamente en 2018 crecieron en 17.000 millones de dólares, cerrando con unos ingresos de 68.000 millones de dólares en total. Frente a la televisión tradicional, que ve cómo sus ingresos van cayendo y cómo el prime time ha dejado de ser un valor seguro para llegar a las audiencias.

Los modelos de consumo de contenidos están cambiando

Lo realmente curioso es que los espectadores no están migrando lo que acostumbran a hacer en televisión lineal a lo que hacen en estos sistemas bajo demanda. En la televisión tradicional los consumidores se han acostumbrado a verla con anuncios, principal fuente de ingresos para este medio.

Pero no sucede lo mismo en las plataformas de VoD, donde la mayor parte de los espectadores se decantan por el sistema de suscripción. Pagan por ver los contenidos y, de esta forma, no están obligados a consumir también los anuncios. Más de la mitad del mercado VoD está en manos de las plataformas de suscripción, que precisamente son las que mayor crecimiento están experimentando.

En la actualidad, Netflix es la aplicación de entretenimiento que domina en los dispositivos móviles de los consumidores, siendo el líder indiscutible con un 42% de la cuota de mercado. Seguida de Prime Video con un 15,4%, Movistar con un 13,3%, Mitele con un 11,2% y HBO con un 10%. Y de ellas solo una está relacionada con la televisión tradicional.

Un mercado muy competido

Evidentemente, la presencia cada vez mayor de las plataformas de VoD entre los hábitos de consumo de contenidos de los espectadores está afectando a las estrategias de las grandes empresas. Es el caso, por ejemplo, de Apple y Disney que en estos meses tienen previsto estrenar sus plataformas. La aplicación de Dinsey llegará el 12 de noviembre a Canadá, Holanda y Estados Unidos y el 19 de noviembre a Australia y Nueva Zelanda. La suscripción costará unos 7 euros al mes. El éxito parece estar asegurado, ya que en los últimos años ha demostrado que la nostalgia vende en el imperio Disney.

Apple TV + también llegará en noviembre, con un precio algo más elevado que el de Disney pero con un lanzamiento más global. Al principio tendrá una oferta de contenidos más limitada, pero la firma tiene previsto invertir una gran suma en producir películas y series propias. Por el momento ya ha comenzado a publicar trailers en las redes sociales para ir despertando el interés de los espectadores por sus estrenos.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Subir