Marketing

Transformación digital en la era del coronavirus

transformación digital

Nos encontramos en una situación extraordinaria sin precedentes en la historia reciente, donde el contexto es de incertidumbre total tanto para los consumidores como para las empresas. El tejido empresarial de nuestro país se ha visto frenado en seco, dejando a muchas empresas estancadas en el limbo. Eso sí, hay que mencionar que muchas de ellas ya habían hecho los deberes y que habían comenzado su transformación digital hace tiempo.

Más allá de la avalancha social y económica que debemos afrontar, continuando con los postulados del darwinismo social, es obvio que son aquellas empresas que han apostado por la digitalización las que mejor se han adaptado y se adatarán a este nuevo escenario.

Es precisamente durante la crisis del Covid-19 cuando se ha hecho patente que las empresas debían haberse preocupado por crear nuevos canales para la venta de sus productos o servicios. Hay que tener en cuenta que los hábitos de consumo de la sociedad actual no son los mismos que los de hace dos décadas.

Las nuevas tendencias apuntaban a que los patrones de consumo estaban cambiando desde hace algunos años. La aparición de nuevas plataformas de comercialización, las nuevas formas de interactuar con las marcas y la incorporación de nuevas cohortes poblacionales en el consumo difuminan el marco comercial tradicional frente a  los paradigmas sociales y de consumo.

Un escenario fortalecido por la extraordinaria situación en la que estamos inmersos, pero que está poniendo de manifiesto que la transformación digital y la visión de marketing es clave para el desarrollo de nuestras empresas en el mercado en el que viviremos en el futuro.

Incluso en esta situación excepcional, no podemos afirmar que se haya producido una ruptura entre lo antiguo y lo nuevo y que ya no sirve nada de lo de antes, sino que lo que estamos observando es una convivencia entre los dos modelos o un modelo anterior en el que las marcas que lo incorporan no tienen más remedio que incluir nuevos elementos en su estrategia comercial y de ventas, y que transcurrido estos meses de confinamiento van a tener que implementar la tecnología y nuevas herramientas digitales en sus entornos laborales y comerciales.

Otra cuestión en la que se está constatando cierta resistencia por parte de las empresas es la dificultad para poder poner en marcha el teletrabajo, lo que es una clara consecuencia de no haber apostado por la tecnología y la digitalización de los entornos con anterioridad, y la generación de una filosofía y una cultura de trabajo sustentada en el compromiso, la responsabilidad y la consecución de objetivos.

Lo que es evidente es que las relaciones comerciales han cambiado de manera considerable y las empresas se enfrentan a mercados cada vez más fragmentados, con una competencia voraz entre las marcas, donde la transformación digital va a convertirse en una condición indispensable para la adaptación y supervivencia de las mismas en el mercado.

1 Comment

1 Comment

    Dejar un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







    Subir